Archivo de la etiqueta: legislación

Protestas en Estados Unidos contra el veto migratorio (I)

El 28 de enero de 2017, la prohibición de entrada a ciudadanos de los países vetados causó que decenas de viajeros que llegaban a los Estados Unidos fueran retenidos en varios aeropuertos estadounidenses, así como se impidió a cientos de pasajeros tomar vuelos a los Estados Unidos. Pese al caos y la confusión generada por la aplicación de la orden ejecutiva no se expulsó a los viajeros que tenían permiso de residencia permanente, denominados «green card holders», ni tampoco a quienes tenían doble nacionalidad, con pasaporte de al menos un país no vetado. Aún así continúa la incertidumbre para aquellos extranjeros que podrían no ser admitidos, incluso aunque tuvieran un permiso permanente de residencia en Estados Unidos, mientras aquellos que están en el país temen que no podrán salir, incluso temporalmente, dado que si su nacionalidad entra en la lista de países vetados u otros de confesión musulmana, no podrán regresar. La orden provocó críticas internacionales, protestas en aeropuertos de las grandes ciudades de Estados Unidos como John F. Kennedy en Nueva York, O’Hare en Chicago, Dulles en Washington, SeaTac en Seattle, Los Angeles, San Francisco, y movilizaciones sociales contra la orden ejecutiva de Trump que se extenderán en las próximas semanas bajo los lemas «Not my president», «I am a Muslim too», «No Muslim Ban», «No Ban No Wall», o en palabras del alcalde de Nueva York, Bill de Blasio: «We the People, We will have the Final Say».

protestas aeropuertos Estados Unidos veto migratorio musulmanes 2017
Musulmanes rezando en el aeropuerto JFK en protesta por el veto a países de confesión islámica.

protestas aeropuertos Estados Unidos veto migratorio musulmanes 2017

protestas aeropuertos Estados Unidos veto migratorio musulmanes 2017

protestas aeropuertos Estados Unidos veto migratorio musulmanes 2017

protestas aeropuertos Estados Unidos veto migratorio musulmanes 2017

protestas aeropuertos Estados Unidos veto migratorio musulmanes 2017

La Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) presentó una demanda para revocar judicialmente la medida contra la inmigración, basándose en los principios de tolerancia religiosa del liberalismo fundacional de la constitución estadounidense, la libertad de culto, y la primera enmienda a la constitución. El departamento de Seguridad Nacional declaró el 28 de enero que la orden había afectado a «menos de un 1%» de los 325.000 viajeros que habían llegado a aeropuertos estadounidenses, estimando que hubo 375 viajeros afectados, 109 estaban en tránsito y a 173 se les impidió tomar sus vuelos. Donald Trump desvió la atención de la medida para bloquear la migración hacia Estados Unidos desde países sospechosos de yihadismo señalando que los mayores problemas en los aeropuertos fueron causados por un colapso del sistema informático de Delta Air Lines que provocó la cancelación de unos 300 vuelos de avión.

Durante el fin de semana del 28 al 29 de enero de 2017, abogados en turno de guardia acudieron al aeropuerto JFK para dar asistencia a los detenidos por la orden ejecutiva, sentándose en el suelo para hacer carteles identificándose como «inmigration lawyers» de modo que los detenidos los pudieran localizar y redactando habeas corpus para tratar de conseguir su inmediata puesta en libertad. En el aeropuerto JFK había hasta 52 detenidos, los afectados tenían situaciones diferentes: había quienes tenían permiso de residencia permanente, denominado «green card», como visados en regla, como familiares que visitaban a ciudadanos estadounidenses desde alguno de los países musulmanes vetados. Pese a la negación de la administración de seguridad nacional se confirmaron algunas deportaciones, aunque la gran mayoría de los retenidos a su llegada a los aeropuertos fueron liberados y se permitió su entrada en Estados Unidos.

inmigration lawyers airport detentions 2017

inmigration lawyers airport detentions 2017

Algunos viajeros cancelaron vuelos temiendo que no podrían regresar a Estados Unidos si salían del país, al tener nacionalidad de alguno de los países vetados a pesar de tener un permiso de residencia permanente o visado en regla, solicitaron la devolución del importe a las aerolíneas. Aunque las empresas fueron reticentes al inicio, vieron el beneficio de marca en los trending topics de las redes sociales como Twitter o Facebook, modificando su oferta para proteger a los consumidores afectados.

El baile de cifras prosiguió el 31 de enero, cuando el diario The New York Times confrontó los 109 retenidos según fuentes gubernamentales hasta 721 personas afectadas, que según informes de los funcionarios de seguridad era el total de personas retenidas. The Washington Post elevó el número de afectados a 90 000, cifra virtual sacada de la manga cual prestidigitadores, que se corresponde con el número de visados para viajar a Estados Unidos expedidos en el año 2015 desde los siete países vetados. De ahí el recrudecimiento de los choques de Trump frente a los medios de comunicación que favorecieron a Clinton durante la campaña electoral se haya agravado, acusándoles de ser «Fake News», rechazando contestar a sus periodistas, considerando que son dichos medios de comunicación quienes dividen al pueblo estadounidense y generan crispación en la sociedad para alentar las protestas contra las medidas ejecutivas del presidente con «anarquistas profesionales, delincuentes y manifestantes pagados por la oposición».

manifestación en Harrington contra el veto migratorio a musulmanes, 5 de febrero de 2017

protestas aeropuertos Estados Unidos veto migratorio musulmanes 2017

La orden ejecutiva de Donald Trump prohibiendo la entrada de ciudadanos desde los países vetados por ser focos de yihadismo recibió críticas de la comunidad internacional incluyendo países que históricamente han sido aliados de Estados Unidos. El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, aseguró que Canadá seguiría dando asilo a refugiados sirios e inmigrantes desplazados por las guerras en Oriente Medio sin importar su confesión religiosa. La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, se mostró reticente a condenar el decreto, declarando que las políticas en inmigración eran responsabilidad del gobierno de cada país, al haber mantenido una entrevista con Donald Trump el día anterior, desarrollándose protestas para que el presidente de Estados Unidos no fuera recibido en el parlamento británico. Mandatarios europeos se quejaron de que Estados Unidos ponía a la Unión Europea en una situación difícil por la crisis de refugiados. Los ministros de Asuntos Exteriores de Francia y Alemania declararon que dar asentamiento a los refugiados que escapan de la guerra era un deber; dada la cristiandad de Estados Unidos como la de Europa, invocaron el valor cristiano del amor al prójimo; el papa Francisco recordó que todos somos migrantes por lo que deberíamos tratar a los foráneos como nos gustaría que nos trataran en su tierra. La sociedad hebrea de ayuda al inmigrante se unió a las protestas, expresando su repulsa a la orden ejecutiva de Trump aprobada deliberadamente en el día internacional en memoria de las víctimas del holocausto, según muchos portavoces con la intención de incitar al odio y alentar el antisemitismo.

De forma hipócrita evitaron recordar que la Unión Europea no había cumplido con sus compromisos respecto al número de refugiados sirios que cada país debía acoger, que el Mediterráneo es el mayor cementerio del mundo por los miles de inmigrantes ahogados que intentan llegar a costas europeas, omitiendo incluso el despreciable y ruin pacto de la Unión Europea con Turquía para delegar el bloqueo migratorio de más desplazados por la guerra en Siria, evitando que desde la frontera turca pudieran alcanzar Grecia, de manera similar a las barreras migratorias en Ceuta y Melilla que el gobierno español tiene con Marruecos, a sabiendas de que ni Turquía ni Marruecos son países cuyos cuerpos de seguridad estatales sean garantes de protección civil ni respeto por los derechos humanos. Malcolm Turnbull, primer ministro australiano, evitó posicionarse considerando que no era su cometido criticar las órdenes ejecutivas de Estados Unidos. Sin embargo, Trump empleó su tribuna en Twitter para burlarse de que él fuera a responsabilizarse del acuerdo entre Turnbull y Obama, consistente en acoger a 1250 demandantes de asilo desde los territorios de ultramar de Australia en los centros de detención de extranjeros situados en Manus Island y Nauru. Trump bromeó diciendo que estudiaría ese «acuerdo estúpido».

Un comandante de la fuerza aérea iraquí mostró su inquietud dado que el veto a su país afectaría incluso a los miembros de los cuerpos de seguridad como los pilotos militares iraquíes entrenados en Estados Unidos que son destinados en misiones para combatir el terrorismo del Estado Islámico (ISIS) en Oriente Medio. Jeffrey Buchalter, instructor de policía del departamento de seguridad nacional y veterano militar que sirvió en Iraq, estaba escuchando las noticias a través de MSNBC cuando se enteró de que un iraquí que había trabajado como intérprete para las fuerzas armadas estadounidenses, estaba retenido en el aeropuerto. Haber servido en Iraq tras la invasión ilegal encabezada por Estados Unidos le costó caro como a otros militares: fue condecorado por heridas de arma de fuego y aparatos explosivos. Le diagnosticaron hernia discal, traumatismo craneoencefálico y trastorno de estrés post-traumático; pasó 2 años y medio de rehabilitación en el centro médico Walter Reed Army para recuperarse. Padre de un niño y una niña, todavía cree que sigue vivo en parte por el trabajo de los intérpretes iraquíes que guiaban a las tropas. Así que llevo a sus hijos con él en un trayecto de dos horas en coche hasta el aeropuerto de Dulles en las afueras de Washington, D.C., donde, por primera vez en su vida, se uniría a una protesta.

Jeffrey Buchalter Dulles Washington Airport 2017
Jeffrey Buchalter, veterano militar con cuatro corazones púrpura, la condecoración militar más antigua de las fuerzas armadas estadounidenses a los heridos en combate.

Hameed Khalid Darweesh, iraquí de 53 años de edad, fue detenido a su llegada al aeropuerto John Fitzgerald Kennedy en Nueva York, pese a portar un visado especial otorgado a traductores e intérpretes de las fuerzas armadas estadounidenses que habían trabajado más de una década cumpliendo lo que oficiales estadounidenses consideraron un «leal y valioso servicio a los Estados Unidos en Iraq», según American Civil Liberties Union (ACLU). Darweesh había trabajado como intérprete para las tropas estadounidenses en Iraq entre los años 2003 a 2013, continuando su servicio de forma ininterrumpida a pesar de que durante años hubo asesinatos de compañeros de trabajo por dar apoyo a la invasión ilegal de Estados Unidos en Iraq, en la cual participaron en coalición Reino Unido y España, tras la funesta alianza en las Azores entre Bush, Blair y Aznar, criminales de guerra siempre impunes. Darweesh quería emigrar a Estados Unidos y comenzar una nueva etapa en su vida, realizando durante dos años los trámites administrativos para obtener un visado en regla, con entrevistas y exámenes para evaluar si podía ser sospechoso de terrorismo.

Los veteranos de guerra se enfurecieron al conocer las circunstancias de la detención de Darweesh. “La idea de que vayamos a detener y deportar a iraquíes que pusieron su vida en primera línea junto a tropas estadounidenses como yo es ignominiosa” declaró Jon Soltz, decano del comité de acción política de los veteranos de Iraq, VoteVets. La junta realizó una petición a Trump para rescindir las restricciones migratorias sobre los visados de los intérpretes militares que llegan a Estados Unidos.

Darweesh Emergency Motion 2017

Entre aquellos indignados con el trato dado a Darweesh estaba su antiguo compañero de la división 101st Airborne, Brandon Friedman, que conoció a Darweesh cuando el pelotón de infantería del cual era teniente entró en Bagdad para expulsar a las tropas del dictador Saddam Hussein, que controló Iraq entre 1979 y 2003, sin poder soslayarse que después de la revolución iraní de 1979, su régimen fue apoyado por Estados Unidos en la guerra contra Irán (1980-1988), si bien pasó a ser enemigo de Estados Unidos en 1991 en la guerra del Golfo Pérsico por su enfrentamiento por la extracción de pozos petroleros contra Kuwait y Emiratos Árabes Unidos, y tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 se preparó la invasión de Iraq y su captura para ser condenado a muerte por crímenes contra la humanidad, atribuyéndole además la autoría del genocidio kurdo al norte de Iraq y las masacres de su policía secreta y militares sobre las poblaciones chiíes.

El ministro de asuntos exteriores de Irán calificó la medida como una ofensa para el mundo islámico, considerando además que sería contraproducente para combatir el terrorismo. Anunció que Irán tomaría medidas recíprocas -vetar por el mismo periodo a viajeros estadounidenses- para salvaguardar los derechos de sus ciudadanos. Desde la campaña electoral, Trump mostró sus desavenencias hacia Irán, reprochando los acuerdos de la administración de Obama para frenar el programa de armamento nuclear en Irán devolviendo al país chií las inversiones en Estados Unidos, mostrando debilidad ante el chantaje de la futura producción de armas atómicas. El programa nuclear de Irán comenzó en la década de 1950-60, durante la Guerra Fría y en oposición a la Unión Soviética, bajo el programa Átomos para la Paz se firmó un acuerdo de cooperación nuclear civil. Tras el derrocamiento del primer ministro democráticamente electo Mohammad Mosaddeq en 1953 y la expulsión de los nacionalistas islámicos, apoyado por el Servicio de Inteligencia Secreta Británico y la CIA, el mandato del Sah Mohammad Reza Pahlevi recibió el auspicio de Estados Unidos y las potencias occidentales con el propósito de que Irán produjera energía eléctrica con centrales nucleares. En marzo de 1974, el Sah se refirió al futuro agotamiento de las reservas de combustibles fósiles, a pesar de que el territorio de Irán está entre los países con más petróleo y gas del mundo, el monarca anunció entonces que Irán tenía previsto producir, antes del año 2000, hasta 23 000 megavatios de electricidad usando plantas nucleares. En esa etapa histórica de modernización y occidentalización de Irán subyacían intereses económicos dado que empresas como Bonn Kraftwerk Union AG, ThyssenKrupp, o General Electric tenían contratos para la construcción de las estructuras y tecnología de las centrales nucleares iraníes, los países occidentales consideraban el régimen iraní suficientemente amistoso como para reservarse importar buena parte de su petróleo, que entonces tenía una producción de seis millones de barriles (950.000 m³) de crudo al día, poniendo de manifiesto los experimentos geopolíticos que históricamente han hecho las potencias occidentales en oriente medio y el golfo pérsico.

Después de la revolución iraní de 1979 liderada por el Ayatolá Ruhollah Jomeini, las relaciones diplomáticas se deterioraron, Irán pasó de estar regida por la dinastía Pahlevi, vestigio del imperialismo persa, cuya monarquía era favorable a los negocios con las potencias occidentales, a ser una república constitucional islámica chií, bajo la tutela de wilayat faqih, la dirección espiritual de los Imames, con un sabio religioso que haya demostrado su conocimiento de la ley islámica o Sharia, por encima del presidente gobernante, que rechazó radicalmente continuar con las políticas de negocios con los países occidentales, de quienes había sido títere la dinastía Pahlevi, que desde finales del siglo XIX había concedido el monopolio del tabaco a una empresa británica y a lo largo del siglo XX suprimió las leyes islámicas para prohibir la vestimenta rigorista en las mujeres y a través de la policía secreta de seguridad nacional, masacró y torturó a los rebeldes chiíes. La hostilidad de la república moderna de Irán y su orden teocrático se manifestó en noviembre de 1979 cuando cientos de seguidores de Jomeini asaltaron la embajada de Estados Unidos en Teherán como protesta ante el intervencionismo estadounidense, tomando como rehenes a más de cincuenta ciudadanos y diplomáticos estadounidenses. Los rebeldes chiíes exigían que Estados Unidos extraditara al Sah, quien recibía tratamiento médico y asilo, para juzgarlo en Irán por crímenes cometidos durante su reinado sobre los ciudadanos con su policía secreta, denominada SAVAK. A la vista de las consecuencias del fundamentalismo islámico, el expresidente estadounidense Carter rompió relaciones diplomáticas con Irán e impuso en abril de 1980 un embargo comercial, exceptuando medicinas y alimentos; los fondos iraníes en bancos estadounidenses quedaban congelados y contabilizados para indemnizar a los rehenes al ser liberados y pagar las demandas de las empresas estadounidenses contra Irán.

Al utilizar el programa nuclear para obtener plutonio y uranio enriquecido, con los que fabricar armamento atómico, Irán recibió el rechazo de la comunidad internacional. Estados Unidos instó al Organismo Internacional de Energía Atómica a terminar su cooperación en el programa nuclear iraní, las empresas que tenían contratos previos a la revolución de 1979 decidieron retirarse de los proyectos de construcción de los reactores nucleares, dejándolos incompletos. Irán no encontró socios entre los países europeos, pero tras la caída de la Unión Soviética recibió apoyo de Rusia y China en sus avances de enriquecimiento de uranio, aunque pese a las crisis diplomáticas de la primera década del siglo XXI nunca se llegó a demostrar que Irán tuviera bombas nucleares pero tampoco que el avance de su programa sólo les permitía tener energía atómica con uso civil; los informes del OIEA afirmaron que Irán había investigado sobre armamento. El Consejo de Seguridad de la ONU elaboró un marco legal entre 2006 y 2010 para prohibir la venta de armamento a Irán, así como dar tecnología que les permitiera lanzar misiles con cargas nucleares. La Unión Europea y Estados Unidos mantuvieron embargos y prohibiciones financieras como el bloqueo del dinero de clientes iraníes en bancos extranjeros, la restricción comercial sobre las importaciones desde Irán, y sanciones a quienes dieran suministro a Irán para su programa de armamento.

A inicios de 2016 la administración de Obama logró un acuerdo diplomático con Irán para detener su programa de armamento nuclear, con supervisiones del OIEA para comprobar el debido cumplimiento del pacto. Estados Unidos devolvería gradualmente el dinero bloqueado en sus bancos a clientes iraníes, por más de 50.000 millones de dólares, además de abrir el mercado a las exportaciones de Irán a otros países, notablemente su petróleo que alcanza 2,7 millones de barriles diarios disponibles para exportación con el beneplácito de la OPEP, también devolvió 1.700 millones de dólares a la república islámica chií como antiguo reembolso del dinero que había entregado el régimen del sah Mohammad Reza Pahlevi para comprar equipamiento militar, antes de la revolución iraní de 1979. Irán recibió su primer Airbus 321, del total de 100 aeronaves que ha encargado. Boeing anunció la venta de otros 50 aviones a Homa, la compañía aérea de Irán, cuya primera entrega está prevista en 2018, de modo que se reactive la aerolínea nacional frente al gasto de ciudadanos iraníes en empresas extranjeras para viajar.

El 1 de febrero de 2017, Emiratos Árabes Unidos fue el primer país musulmán que respaldó la orden ejecutiva de Donald Trump, a través del ministro de asuntos exteriores, Sheikh Abdullah bin Zayed Al Nahyan, quien declaró que la mayoría de los países de confesión musulmana no estaban vetados dentro de la orden ejecutiva, medida que calificó de temporal y decisión soberana de Estados Unidos. Esta semana se inauguró el Trump International Golf Club en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, ubicado en el centro de Akoya, una extensa urbanización de DAMAC Properties, promotora inmobiliaria de Hussain Sajwani, que fue invitado junto a sus familiares al resort hotelero de Trump en Mar-a-Lago para celebrar fin de año. Sin embargo, cuando todavía en las primarias republicanas Donald Trump prometió que como medida de seguridad nacional prohibiría la inmigración desde todos los países musulmanes y elaboraría un censo en Estados Unidos para identificar a sospechosos de yihadismo, las letras doradas en árabe con el apellido Trump fueron retiradas del exterior de la obra y los carteles de publicidad con Trump luciendo swing para promocionar la futura inauguración del campo de golf y selecto club de caballeros, fueron retirados de la avenida Jeque Zayed, en Dubái. Sólo en la segunda semana de febrero de 2017 unos operarios volvieron a colocar las letras doradas con el apellido del presidente estadounidense cuando había luz verde para la inauguración, a la cual acudieron los hijos mayores de Trump en representación.

Libertad de panorama en el parlamento europeo 6-9 julio 2015

Desde la pasada semana se han lanzado avisos sobre que la libertad de panorama, es decir, el derecho de los ciudadanos a tomar y utilizar fotografías o grabaciones de arquitectura moderna, edificios históricos, monumentos o arte en espacios públicos, podría estar en riesgo por una revisión legislativa en el parlamento europeo, durante el pleno del día 6 al 9 de julio, siendo este último día revisada la normativa de copyright sobre este aspecto. La libertad de panorama es una excepción en los derechos de autor que permite tomar y utilizar fotografías de arquitectura y arte en espacios públicos, sin vulnerar la propiedad intelectual y otros derechos de los arquitectos y artistas.

Libertad de panorama en el parlamento europeo

En Wikipedia figuraba una llamada de atención sobre la libertad de panorama en Europa en 2015, advirtiendo de que estarían en riesgo las imágenes de construcciones en lugares públicos acumuladas durante más de catorce años por los voluntarios de Wikipedia que ilustran millones de artículos y que de votarse en contra de una permisión generalizada, no restrictiva a uso no comercial, todo este trabajo se perdería o bien estarían obligados como cualquier usuario a solicitar permisos por cada una de las imágenes a autores o representantes, cuyas creaciones tengan derechos de autor en vigor e incluso abonar un pago. Aparecen algunos ejemplos como London Eye en Londres, Reino Unido, 2000 Julia Barfield, David Marks, Palacio Nacional de la Cultura en Sofía, Bulgaria, 1981 Alexander Georgiev Barov, Viaducto de Millau en el sur de Francia, Ciudad de la Cultura de Galicia en Santiago de Compostela, España, 2011 Peter Eisenman, pero hay miles de fotografías de construcciones arquitectónicas, monumentos, esculturas, etc.

Hay una explicación más detallada en Wikimedia y también se habilitó una página para que se emitieran comunicados a los eurodiputados, además de una petición en Change.org que ya supera el medio millón de firmantes. El 16 de junio de 2015 los miembros del comité de asuntos jurídicos (JURI) votaron la enmienda 421, que restringe la Libertad de Panorama únicamente a uso no comercial. En la sesión plenaria del 9 de julio se revisará esta enmienda 421. Todo viene por una reforma sobre copyright preparada por Julia Reda, eurodiputada del Partido Pirata Europeo, cuya redacción se puede encontrar en Implementation of Directive 2001/29/EC on the harmonisation of certain aspects of copyright and related rights in the information society.

Actualmente los siguientes países de la Unión Europea tienen libertad de panorama:

Austria, Croacia, Chipre, República Checa, Dinamarca*, Finlandia*, Alemania, Hungría, Irlanda, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, Eslovaquia, España, Suecia y el Reino Unido. (* = sólo para edificios, no para obras de arte)

Bulgaria, Estonia, Letonia, Lituania, Rumanía y Eslovenia, solo tienen libertad de panorama para uso no comercial.

Bélgica, Francia, Grecia, Italia y Luxemburgo no consideran la libertad de panorama como excepción en los derechos de autor para ningún uso.

Este último caso más restrictivo es bastante absurdo, porque salvo en medios institucionales, se estarían prohibiendo cualquier uso de contenidos relacionados con el turismo, la cultura y la historia de estos países, no se permitiría a una web de turismo o de historia emplear fotografías de arquitectura o monumentos para ilustrar artículos.

Los conceptos de uso comercial y no comercial no están legalmente definidos con claridad y muchas veces es imposible realizar tal distinción en Internet. El movimiento Wikimedia aboga por la libertad de sus colaboradores y quiere asegurarse de que sus materiales educativos se puedan diseminar tan amplia y eficientemente como sea posible. Por lo tanto, el contenido de los proyectos Wikimedia (entre ellos el de Wikipedia) se licencia siempre para usos comerciales.

Aunque los artículos de Wikipedia no incluyen ningún tipo de publicidad o medios de lucro y siguen manteniéndose por las donaciones, bastaría con que un internauta tomara fotografías y las utilizara en alguna red social y esos contenidos pasarían a estar considerados con uso comercial.

Libertad de panorama en el parlamento europeo

Como era obvio, la votación ha rechazado la enmienda que generalizaría el uso restrictivo en toda la Unión Europea, dejando el debate casi como al inicio de todo el revuelo organizado en internet durante los últimos días sobre este tema, un poco exagerado. Así, en la nota de prensa puede leerse:

El Parlamento ha atendido a las inquietudes de los europeos y por eso ha rechazado la posibilidad de limitar el derecho a tomar fotografías en el espacio público. Esta decisión es una muestra del claro mensaje que quiere enviar este informe: la propuesta legislativa del comisario Oettinger debe reflejar el papel clave que juegan las excepciones, dando margen a los autores para crear, seguridad a los usuarios y acceso a todos a la cultura y el conocimiento», señaló Julia Reda, la ponente del texto tras el voto.

La resolución no legislativa, que evalúa la aplicación de los aspectos clave de la normativa europea sobre derechos de autor, ante los planes de la Comisión Europea de modernizarla, fue respaldada por 445 eurodiputados, 65 la rechazaron y 32 se abstuvieron.

En relación con el derecho a crear y publicar imágenes y fotografías de edificios públicos y obras de arte, el pleno se inclinó por mantener la situación actual, suprimiendo la disposición incluida en el borrador de resolución por la que el uso comercial de esas imágenes debía contar con autorización de los titulares de los derechos de autor. Con la legislación actual, los Estados miembros tienen la opción de incluir la denominada «libertad de panorama» en su normativa.

Es curioso sin embargo que apenas se haya hablado sobre otros temas de debate incluidos en la agenda plenaria de estos días en el parlamento europeo, bastante más relevantes, como la conmemoración del genocidio de Srebrenica de 1995 sobre musulmanes bosnios y croatas católicos, los máximos de contaminación radioactiva tras un accidente nuclear, la movilización de fondos solidarios a algunos países y en general, el clima que se vive por la recesión económica y la violencia social en Grecia.

Electronic Arts restringirá temporalmente en sus videojuegos el uso de recreaciones de armas de fuego registradas con licencia a las empresas fabricantes

Electronic Arts, distribuidora de videojuegos shooters de ambientación militar hiperrealista como Battlefield o Medal Of Honor, abandonará temporalmente el uso de recreaciones de armas de fuego con marca registrada, licenciadas a las fabricantes de la industria armamentística. Las recreaciones virtuales en videojuegos de armas como pistolas, ametralladoras, subfusiles, rifles francotirador, etc. cuyos diseños y nombres son marcas registradas de empresas de armamento para uso militar lograban un efecto hiperrealista en el entretenimiento de los videojuegos de disparos, sobre todo en campañas militares cooperativas, conflictos bélicos con ambientación histórica, frente a los videojuegos shooters de ambientación fantástica con oponentes monstruosos y armas de diseños imaginarios, tales como Unreal, Quake o Halo.

Según un estudio publicado en Eurogamer.net, el primer videojuego donde se recrearon armas de fuego con diseño tridimensional fue GoldenEye, lanzado en el año 1997 para la consola Nintendo 64, aunque los desarrolladores decidieron reemplazar los nombres comerciales de las marcas registradas como Walther PPK, Kalashnikov AK47, FN P90, por nombres ficticios basados en el personal del equipo técnico, evitando demandas por copyright por no tener un acuerdo sobre las licencias. Por ejemplo, la pistola Skorpion VZ/61 pasó a denominarse Klobb, por el productor Ken Lobb.

Medal of Honor: Warfighter

Los videojuegos particularmente violentos, sobre todo de disparos en primera persona, llevan mucho tiempo en el punto de mira por su supuesta mala influencia en los jóvenes y la conexión con el deseo de compra de armas de fuego que serán empleadas en tiroteos. Tras la matanza en Sandy Hook Elementary School en la localidad de Newtown, Connecticut, el pasado 14 de diciembre de 2012, se reabrieron propuestas para regular el acceso a las armas con registros estatales que controlen también la munición de cada comprador, realizando recuentos anuales, denominados «universal background checks». Una vez más, tras peticiones de firmas y su votación parlamentaria de la propuesta de ley, denominada Manchin-Toomey Background Checks Bill, enfrentando a los partidos políticos demócratas y republicanos la reforma para el control de las armas de fuego en Estados Unidos fue desechada en el Senado el 17 de abril del 2013 por apenas seis votos, con 48 votos demócratas y 4 votos republicanos a favor, y 5 votos demócratas y 41 votos republicanos en contra. Se sucedieron las acusaciones entre la NRA y el presidente Obama, la paralización sobre el control de las armas de fuego, con una legislación más cercana a la que tienen otros países, se mantendrá hasta el siguiente tiroteo.

USA gun control

Electronic Arts decidió comunicar la suspensión temporal del uso de recreaciones de armas licenciadas, para mejorar su imagen y evitar más críticas, debido al dedo acusador de Wayne LaPierre, jefe ejecutivo de la NRA (National Rifle Association), sobre videojuegos del género shooter y la mal recibida participación de Electronic Arts en programas de veteranos de guerra. La medida sólo aplica a los acuerdos de licencias por las reproducciones virtuales de armas de fuego que aparecen con nombres de marcas registradas por sus respectivas empresas fabricantes, no se suspenderá -como es obvio dada su rentabilidad- la distribución de videojuegos de disparos ni tampoco usos genéricos para categorías de armas de fuego reconocibles. Temporalmente podría afectar mínimamente al desarrollo del videojuego Battlefield 4, con fecha de lanzamiento prevista para finales de este año 2013, pero habrá que esperar qué ocurre finalmente cuando sea comercializado.

No hay comunicados oficiales de otros estudios desarrolladores de videojuegos ni empresas distribuidoras, pero las recreaciones virtuales de armas fabricadas por empresas de armamento militar tienen muchos años de trayectoria: títulos FPS como Wolfenstein ya tenían pistolas Colt, ametralladoras Thompson, MP40; y videojuegos multijugador como Counter Strike alcanzaron, mediante packs de skins en contenidos descargables, más reproducciones virtuales de armamento registrado que las sagas Battlefield o Call of Duty, comercializado por Activision.

Para el comprador de videojuegos del género se podría presentar un dilema ético en la medida en que tenga conocimiento de que dentro de los costes de producción la empresa que vende el videojuego pagó por las licencias o realizó alguna transacción para incluir las recreaciones hiperrealistas de armamento militar a las empresas fabricantes. No todo quedaría en la ficción dentro de esta industria del entretenimiento, incluso para los usuarios con suficiente conciencia como para diferenciar la violencia ficticia de los videojuegos del uso de armas en el mundo real, aunque económicamente son los gobiernos de los Estados que comercian con armas y los lobbies o grupos de presión como la Asociación Nacional del Rifle quienes dan casi la totalidad del soporte a los fabricantes de armamento.

Un vídeo del popular canal PBS Idea Channel en Youtube explica esto de manera sucinta, está titulado Is Buying Call Of Duty a Moral Choice?, pero debe entenderse como una metonimia para los videojuegos de disparos con recreaciones hiperrealistas de armas registradas, no sólo para Call Of Duty, como es obvio:

Ha sido criticado por contener información sesgada ya que según muchos internautas, ni Electronic Arts ni ninguna empresa de videojuegos tienen que pagar dinero por las licencias, los acuerdos con los fabricantes de armamento por el uso de sus marcas registradas en videojuegos militares se basarían en su empleo promocional, sin pago de royalties. Al menos, hasta que se aporten pruebas. Según el citado artículo de Simon Parkin en Eurogamer.net la práctica es bastante onerosa, al menos tomando como fuente a los fabricantes de armamento que reconocen haber cobrado por las licencias, bien con pago único, bien con porcentaje sobre el precio de las armas o sobre los beneficios que el videojuego puede generar, mientras los estudios de videojuegos niegan que el acuerdo incluya pago o evitan pronunciarse.

«[It’s] absolutely the same as with cars in games,» says Barrett’s Vaughn. «We must be paid a royalty fee – either a one-time payment or a percentage of sales, all negotiable. Typically, a licensee pays between 5 per cent to 10 per cent retail price for the agreement. But we could negotiate on that.»

According to Vaughn, the cost of the license fee depends on the reputation and achievements of the developer in question. «It could be a few thousand dollars or many thousands, based on past projects and projected sales,» he explains. The way in which the weapon is presented in the game is important too. «We must give prior approval to the image or logo in order to protect the brand’s integrity.»

Some game makers have found ways to include real-life guns in their games while avoiding licensing costs. One ex-Codemasters employee, who asked to remain anonymous, described his experience of working on Operation Flashpoint, a franchise featuring the US Marines. «We didn’t license weapons in the Flashpoint series,» he says. «We covered ourselves from a legal angle [by not using any] names or manufacturers. The general rule is that you can use the model delineation but you can’t use its proper name manufacturer name without prior permission.

«For example, we used ‘M4A1 Carbine’ which is the weapon’s military code. Carbine means it’s a shorter version for use in Close Quarters Battle. I forget if we refer to the weapons by name in the script but we were being so careful that we checked, double-checked and in many cases triple-checked with legal that we could use the weapon model numbers.»

La negrita es mía, solamente para destacar la parte donde desde la empresa fabricante de rifles Barrett explica en sus declaraciones las formas de pago para las licencias, siendo la fórmula más atractiva el porcentaje sobre beneficios que genere el videojuego, dada la rentabilidad de títulos como Call of Duty. Por otro lado, los estudios de videojuegos insisten en que no pagan dinero a los vendedores de armas de fuego, sino que se limitan a las referencias que permite la ley.

Si sólo se tratara de legislación relativa a marcas registradas y patentes, bastaría con que las empresas de videojuegos modificaran ligeramente las recreaciones digitales, pero teniendo en cuenta los estallidos periódicos de violencia en los Estados Unidos asociados con la facilidad para conseguir armas de fuego y el miedo permanente en su sociedad, es un debate cultural. No es lo mismo que los videojuegos deportivos que alteran los nombres de manera cómica o los videojuegos de simuladores de vuelo que no pueden hacer referencia explícita a modelos de naves militares para evitar demandas por copyright. No obstante, Electronic Arts tiene un juicio pendiente para el próximo mes de junio de 2013 en Northern District California por el uso de recreaciones de las naves Bell Helicopter de la empresa Textron Inc, que aparecen en el videojuego Battlefield.

Battlefield screenplay

En un artículo de Reuters, Video game maker drops gun makers, not their guns, tampoco se afirma que haya pagos por las licencias, sino acuerdos de marketing, entre Electronic Arts, el fabricante McMillan Group International y el magazine Magpul con el videojuego Medal of Honor: Warfighter, y agradecimientos en los títulos de crédito, en el caso de Activision, con Call Of Duty, para las armas Colt, Barrett y Remington. Probablemente Electronic Arts seguirá la estrategia de Activision, ya que conservará los nombres registrados Walther, Colt o Remington, amparándose en derechos constitucionales como la libertad de expresión y el principio jurisprudencial del derecho anglosajón denominado fair use, pero lo que desean evitar son escándalos como la campaña para recaudar fondos en el programa de veteranos de guerra del ejército estadounidense Project Honor, a través de la réplica real a la venta en internet del hacha Tomahawk en el videojuego Medal of Honor: Warfighter, junto con accesorios tácticos que podían ser encargados a distribuidores locales de armamento, campaña que fue retirada en agosto del pasado año 2012, o la inclusión del logotipo del videojuego en el uniforme militar de camuflaje de los Tier 1 U.S. Navy SEALs, a partir del pack «military edition» del citado videojuego.

Medal of Honor: Warfighter TomaHawk axe replica

Medal of Honor: Warfighter

Según un profesor de la Universidad de Ohio, Brad J. Bushman, las recreaciones de armas en videojuegos tienen doble filo en cuanto «dan publicidad a las marcas fabricantes de armamento» y «relacionan esas armas con las conductas violentas». Queda como siempre en el usuario la suficiente conciencia como para distinguir la ficción del daño real que provocan las armas, algo que no parece alcanzar solución sin la reforma legislativa sobre el control de las armas, que ataje el problema cultural de una sociedad americana con miedo atávico. El etiquetado de contenidos ha probado su ineficacia en cuanto adolescentes que no tienen la edad suficiente pueden hacerse con facilidad con los videojuegos violentos, como hace años era igualmente posible para un menor no entrado en la pubertad hacerse con Carmageddon o con Doom. Un reciente estudio de Common Sense Media insiste en la preocupación que tienen casi todos los padres y madres de la influencia que tienen estos videojuegos en la mentalidad de los hijos.

El cinismo de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) sobre los videojuegos violentos

El pasado 21 de diciembre de 2012, tras la matanza en Sandy Hook Elementary School, Newtown Connecticut, Estados Unidos, la Asociación Nacional del Rifle (NRA), publicó una conferencia de su vicepresidente ejecutivo Wayne LaPierre con una llamada al orden para alertar sobre la inmediata necesidad de entrenar y armar personal cualificado en seguridad dentro de los colegios y centros de estudios para proteger a los menores de edad, denominado National School Shield Program. La NRA se opone al control estatal sobre el acceso a las armas de fuego por parte de los ciudadanos, rechazan reformas para que la legislación, como ocurre en otros países, tipifique motivos para poseerlas, incluyendo registros periódicos sobre las armas y la munición que controla cada ciudadano.

La NRA se refugia en la segunda enmienda a la Constitución de los Estados Unidos donde se establece el derecho a portar armas. Su origen puede remontarse como los derechos procesales en la common law anglosajona, tradición existente antes de la Baja Edad Media, dado que el habeas corpus, contra las detenciones arbitrarias ordenadas por señores feudales, se encuentra recogido en la Magna Carta Libertatum del año 1215 en Inglaterra, ya en la Edad Moderna con la Carta de Derechos de 1689 y hasta el liberalismo constitucional estadounidense, que tiene como fechas clave la Declaración de Independencia de Estados Unidos (1776), la Constitución de Estados Unidos de América (1787) y la Carta de Derechos (1791). Aunque cronológicamente anterior a la revolución francesa, la constitución de Estados Unidos como nación independiente bebió de las fuentes ilustradas, donde se estableció que toda nación moderada debía tener poderes separados (ejecutivo, legislativo, judicial) frente a las monarquías absolutas y el despotismo, junto con un sistema de controles y contrapesos, checks and balances, de modo que ningún organismo estatal ni alto cargo público acumulara demasiado poder como para poner en riesgo las libertades civiles o cometer abusos de forma arbitraria.

El propio comunicado de la NRA insiste en que la inseguridad se soluciona con armas de fuego, que la única manera de detener a criminales armados es disponer de ciudadanos buenos que también porten armas para que puedan actuar inmediatamente, evitando que aquellos aprovechen y exploten las zonas indefensas, lo que justificaría que cada individuo se proteja inmediatamente frente a abusos, empleando su propia arma de fuego. Pero si la interpretación de una doctrina política en sus orígenes democrática y defensora de los derechos civiles ha desembocado en una sociedad más violenta donde periódicamente hay tiroteos, ya sea entre bandas, por abuso de fuerza ante un delincuente o porque un psicópata irrumpe en un centro de estudios armado, algo no está funcionando bien.

NRA Press

The only way to answer that question is to face up to the truth. Politicians pass laws for Gun-Free School Zones. They issue press releases bragging about them. They post signs advertising them.

And in so doing, they tell every insane killer in America that schools are their safest place to inflict maximum mayhem with minimum risk.

How have our nation’s priorities gotten so far out of order? Think about it. We care about our money, so we protect our banks with armed guards. American airports, office buildings, power plants, courthouses — even sports stadiums — are all protected by armed security.

We care about the President, so we protect him with armed Secret Service agents. Members of Congress work in offices surrounded by armed Capitol Police officers.

Yet when it comes to the most beloved, innocent and vulnerable members of the American family — our children — we as a society leave them utterly defenseless, and the monsters and predators of this world know it and exploit it. That must change now!

La negrita es mía en todos los fragmentos citados. Tal y como puede leerse la analogía que aparece en el discurso de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) es que el uso de las armas de fuego trae seguridad a cualquier contexto donde se teme un ataque: la protección del presidente del gobierno, la protección de aeropuertos, oficinas, centrales eléctricas, juzgados, estadios, etc. por lo que se debería extender a los colegios y centros de estudio para proteger a los menores de edad. Con una pequeña búsqueda de información se puede encontrar que los países donde se ha puesto en práctica el entrenamiento de personal armado dentro de las escuelas además de los Estados Unidos son Israel y Tailandia.

And here’s another dirty little truth that the media try their best to conceal: There exists in this country a callous, corrupt and corrupting shadow industry that sells, and sows, violence against its own people.

Through vicious, violent video games with names like Bulletstorm, Grand Theft Auto, Mortal Kombat and Splatterhouse. And here’s one: it’s called Kindergarten Killers. It’s been online for 10 years. How come my research department could find it and all of yours either couldn’t or didn’t want anyone to know you had found it?

Then there’s the blood-soaked slasher films like «American Psycho» and «Natural Born Killers» that are aired like propaganda loops on «Splatterdays» and every day, and a thousand music videos that portray life as a joke and murder as a way of life. And then they have the nerve to call it «entertainment.»

NRA Gun ClubAquí es donde la NRA se coloca la máscara del cinismo -moderno, esto es, zynismus y no kynismus, del perruno grupo filosófico griego antiguo- delegando la alta violencia en los Estados Unidos en los videojuegos como Bulletstorm, GTA, Mortal Kombat, Splatterhouse, etc. así como en las películas de cine de asesinatos en serie. Lo que no explican es que la propia NRA tiene videojuegos de disparos, como NRA Gun Club o NRA Practice Range, que simulan entrenamientos en un campo de tiro con temporizador.

Es verdad que los juegos de disparos de entrenamiento de la NRA no se divierten con violencia especialmente sádica sobre los oponentes, puesto que se dispara a dianas, ni tienen más guión que mejorar la precisión en el manejo del arma, pero los contenidos audiovisuales particularmente violentos de la industria del entretenimiento consumidos en otras naciones del mundo no están relacionadas con el nivel de homocidios causados por tiroteos, la sociedad estadounidense tiene estadísticas mucho más alarmantes, como otras sociedades americanas particularmente violentas.

Siempre está en la conciencia de cada consumidor distinguir las representaciones de ficción en la industria cultural, videojuegos, películas, videoclips de música, etc. del daño real que produce la distribución sin controles legales de armas de fuego al alcance de cualquiera.

Rather than face their own moral failings, the media demonize lawful gun owners, amplify their cries for more laws and fill the national debate with misinformation and dishonest thinking that only delay meaningful action and all but guarantee that the next atrocity is only a news cycle away.

The media call semi-automatic firearms «machine guns» — they claim these civilian semi-automatic firearms are used by the military, and they tell us that the .223 round is one of the most powerful rifle calibers … when all of these claims are factually untrue. They don’t know what they’re talking about!

Worse, they perpetuate the dangerous notion that one more gun ban — or one more law imposed on peaceful, lawful people — will protect us where 20,000 others have failed!

La NRA ha rechazado, tras cada suceso donde murieron ciudadanos por tiroteos, como mayor lobby o grupo de presión unido al partido republicano, toda reforma propuesta al parlamento estadounidense sobre el control de las armas de fuego, notablemente a través de restricciones de licencia o permiso para conseguir armas, con tests psicotécnicos y revisión de los antecedentes del aspirante, y registros periódicos que justifiquen su uso y la munición empleada, denominados «universal background checks».

The only way to stop a monster from killing our kids is to be personally involved and invested in a plan of absolute protection. The only thing that stops a bad guy with a gun is a good guy with a gun. Would you rather have your 911 call bring a good guy with a gun from a mile away … or a minute away?

En este fragmento hay un guiño al proyecto Minutemen, originado en el periodo imperialista de los primeros colonos británicos. Mejor tener hombres armados que estén listos en un minuto como primera milicia que depender de cuerpos de seguridad de emergencia estatales que se personen en el lugar tras una llamada.

We can’t wait for the next unspeakable crime to happen before we act. We can’t lose precious time debating legislation that won’t work. We mustn’t allow politics or personal prejudice to divide us. We must act now.

En el documental de Michael Moore, Bowling for Columbine, del año 2002, se incluye una «breve historia» del pueblo estadounidense representada con dibujos animados de la serie South Park para explicar la dependencia cultural hacia el uso de armas de fuego rechazando restricciones legales para su control. Entre otras cosas presentes en el filme, esto le valió al director críticas por provocación, sin embargo, la lucidez de la película hace que siga teniendo vigencia en relación al discurso de la NRA. Si os parece rara la parte del vídeo donde de un disparo se cambia el cartel de Ku Klux Klan a la NRA, fijaos en la coincidencia entre la fecha de ilegalización del primer grupo de la secta y el año de creación de la Asociación Nacional del Rifle, que no ha dejado de crecer en miembros.

En el caso del videojuego NRA: Practice Range de plataforma móvil, disponible en Apple para iPhone e iPad, desarrollado por MEDL Mobile, resulta chocante que la etiquetación de contenidos ponga que es un juego para personas de 12 años en adelante, teniendo en cuenta que se manejan armas de fuego como pistolas hasta rifles de mira telescópica, y se entrena la precisión en el disparo.

NRA Practice RangeEl juego incluye una base de conocimiento sobre uso de armas, medidas de seguridad y otros consejos de la NRA. Es extraño que desde algunos medios se critique que determinados videojuegos first-person-shooter llevan a los jóvenes a ser violentos y, en el caso de los que tienen ambientación histórica con conflictos bélicos y armas hiperrealistas con marca registrada de fabricantes de armamento, se sostenga que estos videojuegos inoculan o introducen larvadamente en los jugadores el deseo de comprar un arma real de alguno de los modelos reproducidos en el videojuego. Curiosamente, el malogrado juego de la NRA incluye un uso gratuito de los campos de tiro junto con microtransacciones de $0.99 para lograr reproducciones virtuales de modelos registrados de rifles de asalto o francotirador.

En un artículo publicado en Eurogamer, Shooters: How Video Games Fund Arms Manufacturers, se argumenta la conexión entre la venta de armamento a civiles en el circuito clásico y las recreaciones virtuales de armas de fuego de marcas registradas que aparecen con licencia en videojuegos. A partir del acuerdo entre las empresas que comercializan videojuegos de disparos que pagan licencias de uso a los fabricantes de armamento que tienen la marca registrada sobre pistolas, subfusiles, rifles, y otras armas de fuego, generarían subrepticiamente el deseo de comprar armas de fuego en la juventud estadounidense. Según Simon Parkin las empresas tabacaleras ya habían desarrollado una estrategia de marketing similar a inicios del siglo XX cuando se comercializaron cajetillas de cigarros hechos de golosinas con diseños de tabaco para adultos.

Barrett, creador del rifle M82, según las declaraciones citadas en el artículo de Simon Parkin en Eurogamer.net, considera beneficiosa la representación virtual del arma de francotirador en videojuegos bélicos hiperrealistas, tanto por los ingresos extra percibidos supuestamente a través de las licencias de uso de sus marcas registradas, como por la promoción que brindan los videojuegos, influyendo en los jóvenes estadounidenses como futuros compradores.

«It is hard to qualify to what extent rifle sales have increased as a result of being in games,» says Ralph Vaughn, the man who negotiates deals with game developers for Barrett. «But video games expose our brand to a young audience who are considered possible future owners.»

«Yes, we’ve worked with companies to send our sniper rifles into video games,» says Vaughn. «Which ones? Our licence agreement prohibits us from mentioning a company by name.» However, he says, «You are welcome to check out the Call of Duty series.»

«We want to know explicitly how the rifle is to be used, ensuring that we are shown in a positive light… Such as the ‘good guys’ using the rifle,» says Vaughn. His company insists that its gun isn’t «used by individuals, organisations, countries or companies that would be shown as enemies of the United States or its citizens.» Ideally, Vaughn says, Barrett’s gun will only be used «by US law enforcement or US military».

Dentro de la retroalimentación del sector, grandes fabricantes de armamento como Glock, Browning, McMillan y Remington que han realizado acuerdos de licencia con empresas de videojuegos como Electronic Arts o Activision, respaldan económicamente a la NRA, ligada a su vez al partido republicano y azote del partido demócrata y la administración de Obama, al menos con respecto a las propuestas de control sobre armas.

Según las declaraciones del senador demócrata en Oregon, Ginny Burdick, todas las partes dentro del círculo tienen las manos manchadas de sangre: los fabricantes de armamento, los desarrolladores y distribuidores de videojuegos bélicos hiperrealistas que realizan acuerdos pagando por las licencias o bien promocionando e influyendo en las ventas de armas de fuego y la NRA, que es el lobby con mayor influencia política respaldado por los fabricantes de armas de fuego. Lo que resulta chocante es el cinismo moderno que desprende el discurso de la NRA teniendo en cuenta su postura anti-videojuegos violentos cuando los shooters con armas licenciadas son apreciados por los fabricantes de armamento que financian y se enriquecen gracias a la protección política del lobby y sus tentáculos en el partido republicano.

«I know there’s a lot of concern about violence and I have the same concerns that anybody would have about the sustained use of guns and violence in video games,» she said. «But with regard to the use of licensed weapons in games? It looks to me like this is part of a much larger pattern to increase guns sales in any way possible.

«Gun companies use the NRA as their main vehicle for doing that. I hadn’t been aware that they were also using video games as a way to sell guns, but this doesn’t surprise me in any way. These manufacturers have blood on their hands. And the NRA has blood on its hands for being their tool.

«I hope that press conference was the last gasp of a dying organisation,» she continued. «I’ve been looking at some of the comments around the press conference from gun owners who are outraged by the NRA. The NRA speaks for the most extreme because if they can raise enough fear, they will sell more guns. You wouldn’t believe it; the gun stores are absolutely inundated with people out there this week buying guns.»

Finalmente, si bien es cierto que los videojuegos ejercen influencia en la conducta de los usuarios más allá del entretenimiento absorbente que suponen, es difícil trasladar este debate fuera de la cultura estadounidense. Electronic Arts fue demasiado lejos con sus promociones de Medal of Honor y su apoyo a programas de veteranos de guerra, pero pocos jugadores tienen un perfil psicológico tal que tras muchas partidas a shooters bélicos salgan a la calle deseando comprar una pistola, un subfusil o un rifle francotirador, o bien tomarlos en su propia casa por vivir en un país que se niega a regular legalmente el acceso que por derecho constitucional tienen los ciudadanos a las armas de fuego.