Archivo de la etiqueta: cocina

Recetas vegetarianas para Navidad (II)

Otras recetas vegetarianas con entrantes y segundos platos para innovar frente al menú clásico navideño que se sirve en la cena de Nochebuena, la comida familiar de Navidad, Nochevieja y Año Nuevo, evitando los asados de carne, así como el marisco, sin por ello ofrecer algo aburrido y desabrido a los comensales.

Muchas ricas recetas vegetarianas se basan en recetas muy populares de diferentes gastronomías, tanto europeas como americanas o asiáticas, pero sustituyendo los alimentos de origen animal por otros productos de diferente composición y valor nutricional, pero sin por ello renunciar al sabor, además de reducir la ingesta calórica que suele acompañar la ostentación de los manjares tradicionales.

– Crema de zanahoria con cebolla caramelizada

La crema de zanahoria es muy fácil de preparar, como una sopa de verduras, salvo por las cebollas que tardan alrededor de una hora en caramelizar. Se puede hacer con guarnición.

Ingredientes

  • 2 cebollas grandes
  • 1 kg de zanahorias peladas y cortadas en rodajas
  • 1 patata grande pelada y cortada en trozos
  • 1/2 taza de apio cortado en rodajas
  • caldo de verduras variadas a elegir
  • pimienta
  • perejil
  • tomillo de limón
  • aceite de oliva
  • sal gruesa
  • piment d’Espelette (Ezpeletako piperra en euskera)

Preparación

Cocinar las cebollas con aceite de oliva a fuego muy lento hasta que estén bien caramelizadas y tomen un color marrón dorado oscuro, moviendo la sartén con poca frecuencia durante 50-60 minutos. Agregar las zanahorias, la patata y el apio, salteando en la sartén unos 10 minutos; cubrir las verduras con aceite de oliva y las cebollas. Agregar el caldo de verduras, aumentar el fuego a medio alto para obtener un hervor rápido. Cocinar hasta que las verduras estén muy tiernas, casi deshechas, aproximadamente 20 minutos. Mientras se prepara la crema, picar finamente perejil y 2 ramitas de tomillo para después añadirlos a la batidora. Añadir aceite de oliva, remover y dejar descansar a temperatura ambiente durante al menos 20 minutos. Cuando esté listo para servir, pasar por un colador y añadir una cucharadita de hierbas de nuevo al aceite y batir con la crema de verduras. Mezclar en una batidora hasta que la sopa esté completamente lisa, con un poco de caldo, leche de almendras, soja, o simplemente agua si desea una sopa menos espesa que la crema de verduras. Sazonar con sal, pimienta, opcionalmente con hierbas o el pimiento vascofrancés de Espelette.

crema de zanahoria con cebolla caramelizada

– Crema de boniato con curry y jarabe de arce

Ingredientes

  • 4 boniatos (patatas dulces)
  • 1 cebolla dulce pequeña
  • 3 dientes de ajo picados
  • 6 tazas de caldo de verduras
  • 3 cucharadas de curry suave
  • 2 cucharadas de jarabe de arce

Preparación

Pelar y cortar las patatas dulces, picar las cebollas y agregarlas junto con el ajo y un poco de aceite de oliva a una olla de sopa grande. Cocinar la cebolla y el ajo a fuego medio hasta que la cebolla se vuelva translúcida. Añadir las patatas dulces y cocinar durante unos 15 minutos hasta que empiecen a ablandarse. A continuación, añadir 4 tazas de caldo de verduras y llevar la mezcla a ebullición.

crema de boniato con curry y jarabe de arce

Una vez que las patatas estén completamente cocidas y casi a punto de deshacerse, retirar del fuego. En una trituradora de alimentos, hacer un puré con la mezcla de boniatos y el caldo de verduras. Pasar el puré de nuevo a la olla de sopa, añadir la salsa curry y el jarabe de arce. Agregar también el caldo de verduras restante hasta el punto deseado en función de si preferimos una crema o una sopa más líquida. Reposar unos minutos la sopa a fuego lento para que los sabores se mezclen. Dejar que se enfríe a una temperatura comestible. Espolvorear sal al gusto. Rallar cilantro, nuez moscada y clavos de olor (girofles) para decorar y obtener más aroma.

– Pasta con champiñones y soja

Un plato de pasta con mucho sabor no necesita queso fundido, marisco ni tampoco carnes embutidas, pues hay alternativas más saludables y éticas sin recurrir a condimentos o añadidos sintéticos que potencien artificialmente el sabor. Algunas razones para probar la pasta con champiñones y soja son su facilidad de preparación, ingredientes básicos y aporte nutricional sin grasas. El tiempo de preparación se dedica en su mayoría a las verduras, que se hierven a fuego lento, mientras que la pasta se cuece en pocos minutos. La preparación de la salsa y la mezcla final de la pasta da a los ingredientes tiempo suficiente para fundirse.

Equipo de cocina

  • Cuchillo de chef
  • Tabla de cortar
  • Olla grande de cocina
  • Colador
  • Sartén
  • Espátula
  • Cucharón

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cebolla mediana, cortada en rodajas
  • 3 dientes de ajo picados
  • 170 gramos de setas, cortadas transversalmente
  • 3 cucharaditas de sal
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra
  • 3 salchichas de soja, cortada en rodajas
  • 600 gramos salsa tomate de espagueti, albahaca o condimento a elegir
  • 1/2 cucharadita de pimienta roja
  • 1/2 taza de albahaca fresca, sin trocear
  • 400 gramos de pasta tipo macarrones o espagueti grueso

pasta con champiñones y soja
Mother Nature Network

Preparación

Agregar aceite a la sartén a fuego medio alto durante aproximadamente 2 minutos, hasta que el aceite empiece a chisporrotear. Añadir la cebolla y el ajo picados, saltear de 6 a 8 minutos, hasta que estén tiernos. Apartar la cebolla en un lateral; añadir los champiñones a la sartén y saltear hasta que estén dorados, unos 8 minutos, volteándolos. Combinar entonces con las cebollas doradas. Añadir el condimento escogido para los champiñones, 1/2 cucharadita de sal y pimienta negra. Revolver hasta que esté aromático. Colocar las verduras en la cacerola, luego agregar la salchicha de soja en rodajas. Combinar los ingredientes, y verter la salsa de espagueti sobre el contenido de la cacerola, esparcir aceite de oliva y pimienta roja. Cocinar a fuego lento hasta que la salsa empiece a burbujear con pequeñas pompas, reducir entonces el fuego a baja temperatura, cubrir y reservar la sartén mientras se funden los sabores.

Mientras tanto, llenar la olla grande alrededor de 2/3 de su volumen con agua. Agregar 3 cucharaditas de sal, cubrir la olla y llevar el agua a ebullición manteniéndola aproximadamente 20 minutos. Cocer la pasta según las instrucciones del paquete. Escurrir y agregar la pasta a la salsa, mezclando la cantidad deseada según el gusto de cada comensal. Revolver la pasta y cubrirla con albahaca fresca.

pasta con champiñones y soja
Mother Nature Network

Plato principal

– Seitán con garam masala y chutney de moras

El seitán es un preparado alimenticio a base de gluten de trigo, por tanto no es apto para celiacos. La forma tradicional de elaborarlo consiste en lavar una masa de harina de trigo con agua, para separar el gluten del almidón, amasarlo y cocerlo en caldo vegetal. El seitán no es por tanto una «carne vegetal», puesto que proviene de un cereal como el trigo, cuyo aspecto externo se asemeja al pollo empanado, no así sus propiedades nutricionales. Garam masala es una mezcla de especias picantes empleada en la cocina india y se puede adquirir en tiendas que tengan botes de especias molidas y condimentos. El seitán se puede también comprar o preparar de forma casera, como se detalla a continuación.

Ingredientes

Seitán

  • 2 tazas de gluten de trigo ecológico
  • 2 cucharadas de levadura nutricional
  • 2 cucharadas de garam masala en polvo
  • 1 cucharada de curry en polvo de Madra
  • 1 taza de caldo de verduras
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 4 cucharadas de leche de coco
  • 1 cucharada de aceite de oliva

Porciones húmedas de masa

  • 1 taza de leche de arroz sin azúcar
  • 2 cucharadas de yogur natural de coco
  • 2 cucharadas de garam masala en polvo
  • 1 cucharada de curry en polvo de Madra
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • pizca de sal fina

Porciones secas de masa

  • 1 taza de harina
  • 3 cucharadas de levadura nutricional
  • 1 cucharada de levadura en polvo
  • 3 cucharadas de garam masala en polvo
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • pizca de sal fina

Chutney de zarzamora

  • 2 tazas de moras
  • 1 cucharada de coco en escamas sin endulzar
  • 1 cucharada de vinagre de sidra de manzana
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de jengibre rallado
  • 1 pizca de curry en polvo de Madra
  • 1 pizca de sal

seitán con garam masala y chutney de moras

Preparación

Mezclar el gluten de trigo, la levadura nutricional y las especias; revolver bien. Combinar el caldo de verduras, la salsa de soja, la leche de coco y el aceite de oliva; revolver bien. Añadir porciones secas y húmedas para amasar hasta que se forme una masa de seitán que sea similar a un filete. Amasar suavemente sobre una tabla de cocina, formando una pelota.

Cortar la bola en cuatro piezas iguales. Amasar, estirar, y formar las piezas en cucharadas gruesas. Dejar reposar la masa si es necesario. Sea paciente, producir seitán casero lleva un tiempo de práctica.
Cocinar a fuego lento las porciones de seitán en el caldo de verduras durante 20-30 minutos, volteando a media cocción evitando que el caldo llegue a ebullición, o el seitán puede llegar a estropearse.

Retirar el seitán del caldo. Se puede refrigerar o freír de inmediato si queremos que sea uno de los platos de la comida. Sumergir el seitán en masa húmeda y luego enharinar en masa seca. Freír entre 1-3 filetes de seitán en una sartén durante 1 minuto aproximadamente en aceite de colza o canola. Retirar del aceite caliente y escurrir sobre papel de cocina. Servir sobre chutney de zarzamora como guarnición.

seitán con garam masala y chutney de moras

– Tofu estilo bulgogi

El bulgogi es un plato típico de la gastronomía de Corea, elaborado con carne de vacuno cortada en tiras y marinada con salsa de soja, azúcar, aceite de sésamo y ajo que posteriormente se fríe a la parrilla o en sartén, aunque puede asarse en el horno, con arroz y verduras de guarnición. Como otras recetas, el bulgogi es adaptable (Allyson Kramer, residente en el Estado de Ohio, es una experta veganizando platos omnívoros) sustituyendo los alimentos de origen animal como la carne, por tofu o seitán.

Ingredientes

  • Un bloque de tofu de unos 450 gramos, firme y muy denso
  • 4 cebollas verdes, picadas
  • 3 dientes de ajo picados
  • media cebolla de tamaño medio, cortada en rodajas
  • 1 cucharadita de jengibre rallado
  • 1 taza de tamari sin trigo o salsa de soja
  • 4 cucharadas de aceite de sésamo tostado
  • 6 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • 1 cucharadita de copos de pimiento rojo machacado
  • 4 cucharadas de mirin
  • 2 cucharadas de vinagre de arroz
  • pera cortada muy fina con piel

Bulgogi vegano con tofu
Receta y fotos en Bulgogi style tofu.

Preparación

En primer lugar hay que asegurarse de que el tofu está muy bien drenado. Una forma de hacerlo es envolver la porción en papel de cocina y prensarlo entre dos platos con algo pesado sobre el plato que se coloca encima, de modo que se extraiga todo el agua. Se trata de presionar y obtener el más denso de ladrillo de tofu que pueda encontrar, ya que a mayor densidad más fácil es cortarlo finamente. Congelar el tofu después de drenar también es una opción para hacerlo más firme.

Bulgogi vegano con tofu

Una vez que el tofu ha drenado por un buen tiempo, cortar el bloque por la mitad. Luego hacer rebanadas finas al queso de soja para que parezcan filetes de tofu. Organizar las tiras en un plato hondo, donde podrán absorber un montón de adobo. A continuación, cubrir las rodajas de tofu con cebollas picadas, jengibre y ajo. En un tazón mediano, combinar el tamari, aceite de sésamo, azúcar, pimienta negra, vinagre de arroz, copos de pimiento rojo y pera rallada. Combinar muy bien para completar la mezcla de todos los ingredientes juntos.

Bulgogi vegano con tofu

Verter la mezcla vegetal sobre el tofu. Cubrir y poner en el refrigerador. Dejar marinar al menos 8 horas. Hacer esto durante la noche es lo más apropiado. Transcurridas 8 horas, separar las tiras de tofu de la marinada. Reservar las verduras y la salsa para cocinar. Calentar una sartén a fuego medio, regada con un poco de aceite de sésamo. Cuando la sartén esté caliente, colocar las tiras de tofu en la sartén en una capa uniforme de modo que al freírlas no queden espacios vacíos ni se solapen unas tiras sobre otras. Cuando coloque el tofu en la sartén, debe chisporrotear en el aceite. Se pueden freír en dos tandas en función de la cantidad de raciones. Verter algo de marinada en el tofu dejándolo apenas cubierto.

Bulgogi vegano con tofu

Deje cocinar hasta que la mayoría de la marinada se haya reducido en la sartén, y la superficie de las rodajas de tofu sea como caramelo marrón. Voltear las tiras de tofu y cocinar hasta que el otro lado se vuelva marrón también. Continuar cocinando hasta que la mezcla se haya transformado en delicioso tofu de bulgogi coreano. Servir finalmente sobre arroz cocido.

Bulgogi vegano con tofu

– Alitas de tofu con salsa picante

Buffalo Wings es un plato estadounidense de alitas de pollo fritas acompañadas de queso azul y salsa picante, similar a la que se emplea en los aperitivos llamados nachos que se sirven en eventos de entretenimiento y pizzerias. Veganizarlo como en otras recetas populares es sustituir los alimentos de origen animal por algo sabroso de tipo vegetal.

Ingredientes

  • 1 paquete tofu firme
  • media taza de almidón de maíz
  • media taza de harina
  • 1 cucharada de paprika o pimentón de la vera
  • 1 cucharada de mostaza seca
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de pimienta
  • aceite de semilla de uva para freír

Salsa

  • 150 ml de salsa picante
  • media cucharadita de melaza
  • 1 cucharada de vinagre rojo
  • pizca de sal

Encontrar una margarina sin lácteos es difícil pero no imposible, existen mantequillas veganas elaboradas con aceite de coco refinado, leche de almendra y lecitina de soja.

alitas de tofu con salsa picante

Preparación

Escurrir el queso de soja en un colador envolviendo el tofu con toallas de papel. Colocar un cuenco pesado encima del tofu, de modo que se drene todo el líquido, con cuidado de no romper las tiras. Dejar escurrir durante al menos 30 minutos.

Mezclar la harina, el almidón de maíz, media cucharadita de sal y una cucharadita de pimienta negra. En un plato aparte, mezclar pimentón, mostaza, azúcar y una cucharadita de sal. En una cacerola pesada a fuego medio-alto, derretir mantequilla y batir la salsa caliente lentamente (1/4 del volumen total cada vez). Batir en melaza y vinagre; dejar que la mezcla llegue a un punto de ebullición. Bajar el fuego y reducir la mezcla por lo menos durante 5 minutos o hasta que alcance el espesor deseado, luego retirar.

Prensar la humedad restante del tofu y cortarlo en tiras de 2,5 cm de grosor. Cubrir las tiras de tofu con especias, después añadir maicena. Presione suavemente con la palma de la mano para aplanar las tiras. Espolvorear en la mezcla almidón de maíz. Calentar suficiente aceite de semilla de uva a fuego medio para cubrir toda la superficie de una sartén grande. Añadir las tiras de tofu y cocinar por dos a tres minutos en cada lado hasta que estén doradas y crujientes. Cubrir con salsa picante, servir con palitos de apio y su guarnición favorita.

Recetas vegetarianas para Navidad (I)

Frente a las opciones culinarias del menú navideño tradicional para la cena de Nochebuena o la comida de Navidad que suelen incluir manjares de dudosa ética como el foie, el solomillo, el asado de cordero, el marisco, entre otros onerosos platos en un banquete para impresionar a los comensales, que con paciencia se presentan a las reuniones familiares para escuchar a parientes no siempre queridos, a continuación algunas recetas vegetarianas alternativas para cenar en Nochebuena, moralmente legítimas, y que nos evitarán engordar en exceso en la entrada al año nuevo. Para algunas recetas es necesario advertir que nos hará falta un horno doméstico que alcance temperaturas superiores a 300 grados.

Aperitivos

– Patatas y boniatos horneados

Las patatas fritas vienen bien en cualquier celebración o reunión familiar. Para evitar las bolsas industriales con sus grasas saturadas y añadidos sintéticos, la alternativa es prepararlas al horno en casa, asadas serán más saludables que fritas. No tendrán tanto sabor como las fritas en aceite, pero están ricas aunque tengan menos grasas y calorías, sobre todo con alguna salsa. Al combinar dos tipos de tubérculos como patatas y boniatos, tendremos dos colores y dos sabores, siendo el segundo algo más dulce.

Ingredientes

  • 2 patatas para asar
  • 2 boniatos de similar tamaño
  • aceite de oliva
  • pimentón
  • pimienta negra
  • sal

Preparación

Precalentar el horno a 200ºC, trasladando calor desde la parte superior. Pelar y lavar las patatas y boniatos, secar y cortar uno de los extremos. Con una mandolina o un cuchillo afilado, cortar cuidadosamente ambos tubérculos en rodajas muy finas, de pocos milímetros de grosor.

patatas horneadas

patatas horneadas

Dejar a remojo patatas y boniatos durante unos 30 minutos en un cuenco de agua fría. Escurrir, enjuagar y secar bien. Distribuir las rodajas en una bandeja grande cubierta con papel de aluminio, trazando líneas sobre ella con aceite de oliva, procurando dejar una sola capa, sin que se solapen las rodajas.

Sazonar con pimentón, pimienta negra molida y sal al gusto. Hornear durante unos 10-15 minutos, vigilando que no se quemen dado que al ser muy finas pueden chamuscarse en poco tiempo. Sacar cuando estén dorados al punto deseado y servirlos con una pizca de sal. Las patatas y boniatos al horno están más ricos si además de sazonar se mojan después en salsas como tomate picante, ali oli, guacamole, etc.

patatas horneadas

– Tazas de pimientos asados

En colores rojo y verde como el árbol de Navidad, las tazas en pepinos rellenos de pimientos y nueces son un aperitivo fresco para esta época del año, sobre todo si las rodajas de pepino rellenas se acompañan de un vino blanco. El plato es súper fácil de preparar pero si no quieres hacer tazas de pepino, existen otras variantes como rellenar berenjenas, calabacines o simplemente ponerlo en un tazón cubierto con nueces y aceite de oliva, para mojar con pan o tostadas. Puedes servirlo a personas que sólo juzgarán en función del sabor, sin inquietudes éticas.

Ingredientes

  • 3 pimientos rojos grandes
  • 3 pepinos
  • media taza de tofu sedoso japonés (variante del tofu normal chino)
  • media taza de fabes, alubias, frijoles blancos (enjuagado y escurrido)
  • 100 gramos de nueces
  • media cucharada de pimentón rojo
  • 3 dientes de ajo
  • zumo de medio limón
  • cáscara de medio limón
  • perejil finamente picado
  • pimienta de cayena, ají en polvo
  • sal gruesa

tazas de pimientos asados

Preparación

Asar en el horno los pimientos rojos en una bandeja con papel de aluminio hasta que los laterales estén burbujeantes y tostados. Mientras se asan los pimientos, cortar los pepinos en rebanadas gruesas como si fuesen ruedas y vaciar el interior, echar sal gruesa abundantemente y dejarlos recogidos en un plato dentro del refrigerador. Retirar los pimientos del horno y cubrirlos en una bolsa de papel durante unos quince minutos. Este vapor sobre los pimientos hará que sean muy fáciles de pelar.

Pelar los pimientos y quitar las semillas, verterlos después en una trituradora de alimentos con el resto de ingredientes: tofu, frijoles, pimentón, ajo y jugo de limón. Procesar toda la mezcla durante 3-5 minutos. Añadir sal y cayena, según preferencias después de probar el resultado. Rebañar con una cuchara el pimiento rojo llenando las tazas de pepino, colocar perejil en la parte de arriba, echar nueces peladas en trozos pequeños y rallar cáscara de limón.

tazas de pimientos asados

– Humus de remolacha roja asado

La remolacha roja está rica tanto preparada en raviolis como acompañada de pasta de garbanzos. El humus se puede mojar en rebanadas finas de pan. Un buen maridaje para este aperitivo es un vino blanco.

Ingredientes

  • 2 remolachas rojas de tamaño mediano
  • 1 taza de garbanzos
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de semillas de sésamo
  • 1 limón
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal gorda

Preparación

Precalentar el horno a 350ºC. Lavar y cortar las remolachas rojas en tiras y envolverlas en papel de aluminio. Colocarlas en una bandeja para hornear y asar durante una hora a 375 grados. Si el horno no alcanza tanta temperatura, aumentar el tiempo. En una cacerola pequeña, agregar dos cucharadas de semillas de sésamo y aceite de oliva suficiente para cubrir el fondo. Cocinar a fuego medio-alto durante unos 5 minutos. Cuando las semillas de sésamo tomen cuerpo y tengan aspecto dorado, retirarlas del fuego.

Cuando las remolachas rojas estén completamente cocinadas (se puede notar si están asadas con un cuchillo), retirarlas del horno y dejarlas enfriar. Después cortarlas en pequeños cubos. Agregar los siguientes ingredientes a una trituradora de alimentos: los garbanzos, las semillas de sésamo tostadas, las remolachas asadas y una pizca de sal. Agregar jugo de medio limón a la mezcla y hacer un puré con todo. Cuando la pasta del humus esté terminada probar para sazonar al gusto con algo más de limón y sal.

humus remolacha

Entrantes

– Receta tailandesa de bolas de arroz picantes con curry verde

El curry verde o «Kaeng Khiao Waan» es una variedad de curry muy especiada que se emplea en la cocina tailandesa. Su composición es diversa y acepta variantes, algunos de los ingredientes empleados son leche de coco, berenjena, galangal, hojas de lima kaffir y hojas de albahaca tailandesa (denominada Horopa), estos dos últimos ingredientes son los responsables de proporcionar el color verde al curry. Se pueden comprar preparados de pasta de curry verde en el supermercado, pero los añadidos sintéticos le restarán el sabor del curry casero.

Ingredientes para preparar curry verde

  • galanga fresca
  • leche de coco
  • 2 berenjenas
  • 1 calabaza de bellota
  • 1 batata grande
  • patatas pequeñas
  • brotes de bambú
  • tabasco, pimienta roja, chile
  • pasta de curry verde (hojas de lima y hojas de albahaca trituradas con poca agua)
  • mango de jengibre rallado
  • aceite de oliva
  • sal

Ingredientes para las bolas de arroz moreno

  • 1/2 taza de arroz integral de grano pequeño cocido en proporción a 2 tazas de agua y 1 taza de leche de coco
  • 1 taza de avena rodada (sin gluten)
  • 3/4 taza de coco en escamas sin endulzar
  • 1/2 cucharada de pimienta roja, chile jalapeño, habenero o tabasco a elección como picante.
  • 2 cucharadas de harina de lino
  • 6 cucharadas de agua
  • aceite de coco para freír las bolas
  • sal gorda

bolas de arroz al curry verde

Preparación del curry verde

Precalentar el horno a 350ºC, preparando una bandeja cubierta con papel de aluminio.
Intercalar las rodajas de berenjena y calabaza, pintándolas superficialmente con aceite de oliva, sazonando con una pizca de sal y pimienta. Asar durante unos 25 minutos en el horno, hasta que los vegetales se doren por todos lados. Pelar y lavar las patatas y batatas, colocar una cazuela de agua para cocerlas a ebullición. Cocer 5-7 minutos a partir de este punto, y dejar los tubérculos escurriéndose.
Cocinar a fuego lento la leche de coco, el chile (o picante elegido), la pasta de curry, el jengibre y el galangal (jenjibre azul) en una cacerola de fondo amplio, agregar posteriormente al sofrito berenjena, calabaza, patatas y batatas. Cocinar a fuego lento durante unos 10 minutos, las patatas dulces comenzarán a deshacerse y espesar el curry. Se puede controlar el espesor diluyendo la pasta con algo más de agua.
Retirar la cazuela del fuego, limpiar los brotes de bambú y dejar que tomen temperatura en la pasta de curry caliente.

Preparación de las bolas de arroz moreno

Triturar la avena, las tiras de coco, sal y pimienta en un procesador de alimentos. La consistencia debe alcanzar la textura del pan rallado. Poner las semillas de lino a ebullición en una cacerola de fondo amplio a fuego medio alto. Reducir el fuego y cocinar a fuego lento durante 2-3 minutos. Retirar del fuego y batir el mejunje. Servirá como sustituto del huevo para mantener compactas las bolas de arroz sin que los granos se despeguen. Agregar el arroz, la mezcla de avena, y las semillas de lino a un tazón tipo fuente y mezclar muy bien con las manos limpias. La sensación debería ser muy pegajosa pero esto será una buena señal. Formar las bolas de arroz compactándolas en avena con las manos en un tamaño pequeño, como un diámetro de 2-3 centímetros. Agregar aceite de coco a una sartén grande a fuego fuerte. Freír las bolas de arroz rebozadas en avena –como sustituto del pan rallado impregnado de huevo batido– durante 1-2 minutos moviéndolas hasta que estén doradas por toda su superficie. Servir finalmente por encima de la pasta de curry humeante.

– Tofu ahumado con setas y kimchi caramelizado

Suena pomposo para una receta, como si fuera alta cocina creativa, pero es un plato sencillo de hacer y poco laborioso. El tofu o queso de soja se puede conseguir en determinadas tiendas gastronómicas con alimentos ecológicos, igual que las setas shitakes, la pasta picante coreana gojuchan u otras variantes a elección como condimento. La única dificultad al prepararlo está en ahumar sin quemar totalmente el tofu. Dado que el kimchi tiene también diferentes variedades, elegiremos la salsa picante rojiza que no contenga pescado, marisco o los preparados donde se añaden gambas. La salsa coreana se puede elaborar con vegetales sazonados y especias, cuyos ingredientes son col china (Baechu), rábanos o pepinos, especiado con pimienta roja, chile jalapeño o ají rojo molido.

tofu setas salsa kimchi

Ingredientes

  • 1 cucharada de salsa tamari (shōyu)
  • 1 cucharada de gojuchan
  • 3 gotas de aceite de sésamo
  • 1 taza de salsa kimchi
  • 1 cucharada de aceite de semilla de uva
  • 1 taza de setas de shitake cortadas por la mitad
  • medio paquete de tofu ahumado cortado longitudinalmente
  • semillas de sésamo negro
  • 1 cucharada de azúcar

Preparación

En un tazón, mezclar tamari, azúcar, gojuchan y aceite de sésamo hasta que quede más o menos homogéneo. Agregar la salsa kimchi a una cazuela y marinar mientras se prepara el resto de la receta.
Calentar el aceite de semilla de uva a fuego medio en una sartén; cuando empiece a chisporrotear el aceite, echar las setas y freír durante tres minutos. Se reducirán en tamaño durante este tiempo, no hace falta voltearlas mucho. Bajar el fuego a medio, agregar el tofu dejando la zona con apariencia de piel hacia arriba. Saltear durante dos minutos y revisar que no se pegue contra la sartén antes de voltear para tostarlo por ambos lados. Presionar el mejunje con la salsa del kimchi. Añadir a la sartén junto al tofu y las setas para sofreír lentamente, moviendo el tofu un poco para no quemarlo pero al mismo tiempo obtener bordes tostados crujientes. Esto debe tomar apenas dos minutos. El queso de soja ahumado puede colocarse en un plato boca abajo y la zona más tostada hacia arriba, la parte inferior del tofu salteada con setas o champiñones, el kimchi caramelizado decorando la parte superior. Si deseas agregar semillas de sésamo, espárcelas por encima.

– Tarta de patatas

Al igual que las recetas de patatas a lo pobre, es un plato económico, que necesita pocos ingredientes, apenas son 3 con los condimentos, y que es muy fácil de preparar.

Ingredientes

  • dos kilos de patatas, fregadas y cortadas en rodajas
  • aceite de oliva
  • perejil, romero, cebollino y/o tomillo picado
  • sal y pimienta

Preparación

Precalentar el horno a 350ºC. Lavar las patatas con agua fría y dejarlas secar completamente. Espolvorear sal y pimienta por las papas una vez cortadas en rodajas. Cubrir con aceite de oliva una sartén antiadherente y colocar las patatas en forma de espiral, solapándolas ligeramente entre ellas. Entre cada capa, esparcir aceite, sal, pimienta y hierbas. Reservar algunas hierbas de perejil, tomillo, etc. para después de sacar la tarta de patatas del horno. Hornear sin cubrir durante 45-55 minutos. La parte superior debe ser crujiente y tostada; el interior debe ser suave y casi cremoso. Puede servirse directamente desde la sartén o darle la vuelta en un plato. Con cualquiera de los dos métodos, espolvorear la parte superior de la tarta con hierbas y servir todavía caliente.

tarta patatas especiada

– Licuado de zanahoria, piña y nueces

Un subidón de vitaminas y oligoelementos muy fácil de preparar.

Ingredientes

  • 1 zanahoria mediana
  • 150 gramos de piña
  • leche de almendras sin azúcar
  • 2 cucharadas de pasas
  • 2 cucharadas de coco sin rallar ni endulzar
  • 2 cucharadas de pacana, nueces o avellanas (a elegir)
  • 1 cucharada pequeña de canela
  • 1 cucharada de jengibre molido

licuado de zanahoria, piña y nueces
The Tomato Tart

Preparación

Colocar todos los ingredientes en una batidora y moler completamente hasta conseguir una solución líquida, sin grumos ni tropezones de frutos. Servir en un vaso de cóctel o granizado, adornando la parte superior con zanahorias ralladas y pacana picada o trozitos de nueces.

Libro de papel vs libro electrónico, en cocina y gastronomía

En un artículo de consejos sobre electrónica de consumo publicado por Sam Grobart en The New York Times el pasado 23 de marzo de 2011, se exponía según el criterio del autor qué tipo de aparatos eran prescindibles actualmente y cuales en cambio se podían conservar, rechazando los ordenadores de sobremesa (salvo para gamers y editores de contenidos multimedia a nivel profesional), las cámaras digitales compactas y de video, las pequeñas memorias usb, los reproductores de música, gps, entre otros aparatos argumentando que ordenadores portátiles y smartphones tienen actualmente tantas prestaciones, que otros aparatos mencionados son prescindibles, aún sin mencionar las diferencias específicas entre uso amateur y profesional para la fotografía y la realización. En el caso de las pequeñas memorias o dispositivos portátiles de almacenamiento como los pendrives o lápices usb, el crítico prefiere el almacenamiento en equipos remotos antes que mencionar los precios cada vez más accesibles de discos externos ligeros y con mucha mayor capacidad.

Hacia el final del artículo, otra parte desconcertante alude a los libros, concluyendo tras no considerar las diferencias que hay en las ediciones de los libros en papel y la variación de precios, que hay un nicho en el que los libros de papel van a ser sustituidos por los libros digitales o electrónicos: los libros de cocina. Sam Grobart opina que existen aplicaciones y recetarios electrónicos sobradamente capacitados para dar una versión mejor de los libros clásicos de cocina. Además en una computadora portátil como las tablets pueden verse videos para procedimientos complicados, los pasos en imágenes así como los ingredientes para preparar una receta. Se menciona la aplicación de App Store para iPad ‘Martha Stewart makes cookies’ aunque también existe ‘The Photo Cookbook’.

recetas de cocina y gastronomía

Se suele citar ya el artículo que publicó Arturo Pérez-Reverte en noviembre de 2010, con argumentos a favor y en contra sobre los libros electrónicos y la alternativa de no oponerlos en guerra sino con el digital complementando en sus virtudes al libro de papel, para decantarse por éste exagerada y volcánicamente al final. Efectivamente los libros electrónicos pueden ser transportados por miles en un lector de ebooks o en un tablet con esa función, pueden tener textos que no tienen soporte editorial, mientras que al mismo tiempo tienen sus puntos débiles en la desaparición de las sensaciones del libro clásico encuadernado y los lugares para frecuentar su compañia.

¿Los contenidos electrónicos van a reemplazar a los libros de papel en cocina y gastronomía? Mientras que se lee en casa, en descansos de centros académicos y laborales, en transportes cotidianos y viajes, en lugares públicos, generalmente se cocina siempre en casa, donde están los recetarios clásicos. Hay, desde hace tiempo, libros de chefs mediáticos, programas televisivos, series de recetas con videos en dvd’s en promociones de periódicos y kioskos, pero son complementarios, igual que las redes sociales y las comunidades online dedicadas a la cocina, compartir recetas y trucos para cocinar como Yummly, All recipes y las páginas dedicadas a la dieta vegetariana o la gastronomía específica.

recetario cocina Sección Femenina

Otros casos como la diferencia entre lectura de prensa en ediciones impresas frente a leer las noticias en las ediciones digitales de los periódicos, presentan un factor común: la diferencia generacional marca las costumbres. Parece difícil que alguien que tenga en su casa una edición con décadas de antigüedad de libros clásicos como el ‘Manual clásico de cocina‘, conocido como el Recetario de la Sección Femenina, un volumen de las ‘1080 recetas de cocina‘ de Simone Ortega, recetas seleccionadas de chefs mediáticos, ‘Del arte de cocinar’, de Bartolomeo Scappi, ‘La ciencia en la cocina y el arte de comer bien’ de Pellegrino Artusi, ‘Le guide culinaire’ de Auguste Escoffier, o ‘La cocina de Ellas’ de Teodoro Bardají Mas, vaya a buscar entre los resultados de búsqueda de cientos de páginas dedicadas al nicho de las recetas de cocina o la gastronomía, sino es para algo muy concreto que no aparezca en sus libros de referencia, por realizar algún tipo de dieta o por curiosidad gastronómica.

Yummly, comunidad online de recetas y gastronomía

Yummly es una comunidad online dedicada a la cocina, las recetas compartidas entre usuarios y la gastronomía tanto en diferentes naciones como local, como parte de la cultura de las sociedades humanas, de las distintas formas de vida. Por no depender de los sentidos nobles (vista, oido) sino de gusto y olfato principalmente, la cocina, incluso en sus niveles más altos no es considerada bella arte, al no tener generalmente designio intelectual, pese a sus similitudes en el proceso creativo con la pintura. Yummly viene de la palabra yummy, que de manera informal o en registro coloquial significa delicioso. Fundada en el año 2009 y afincada en California, Estados Unidos, Yummly es una versión sofisticada de sitios decanos como Foodies y otras páginas dedicadas a la recopilación de recetas, aunque sin la parte Web 2.0 de participación online de los internautas y el buscador por criterios sobre gastronomía, dieta, alergias, ingredientes buscados y a evitar, preferencias de sabores. Las recetas aparecen en una tabla con el buscador a la izquierda, con ingredientes, técnicas de preparación por pasos y en muchos casos tienen una imagen orientativa del resultado, pero hecha por usuarios reales, no parte de publicidad engañosa de cadenas de comida rápida, al menos en las que aportan los usuarios de Yummly voluntariamente para compartir.

Aunque está en lengua inglesa, no resulta muy difícil de seguir el buscador de recetas en Yummly, además de que el nivel necesario es de comprensión escrita, si analizamos el buscador en la columna a la izquierda, veremos que las opciones a elegir no escatiman practicamente nada, por una parte tenemos la criba por ingredientes, seis sabores diferentes a equilibrar, alergias entre las que están pescado, huevo, gluten, dietas con énfasis en los diferentes niveles de alimentación vegetariana hasta la dieta vegana, aspectos nutricionales como el colesterol, grasas y calorías, tipos de platos (primeros, segundos, ensaladas, bebidas, postres), menú específico para diferentes celebraciones (Navidad, Día de acción de gracias, Año nuevo, Janucá), y quizá lo más interesante es que se pueden filtrar las recetas por cocinas de diferentes naciones: española, mexicana, cubana, jamaicana, estadounidense, canadiense, inglesa, irlandesa, francesa, suiza, italiana, griega, portuguesa, marroquí, india, rusa, china, tailandesa, japonesa.

Yummly, comunidad online de recetas y gastronomía

También tienen un canal Youtube de videos en Yummly con tutoriales para realizar recetas y para mostrar cómo se deben preparar diferentes ingredientes. Para aquellas personas que tienen una cuenta o que piensan en crear una cuenta dentro de la comunidad culinaria de Yummly, es más que recomendable leer los términos y condiciones, sobretodo en relación a las responsabilidades y garantías de los contenidos, no tanto en la parte de red social, sino la información nutricional y dietética, aunque se intenta desde la administración que sea veraz y respaldada, en último término es el usuario quién debe asegurarse antes de reclamar perjuicio al seguir indicaciones para una receta. En otras palabras, lo más seguro en caso de dudas es consultar a un médico endocrino, aunque el buscador de Yummly sea una referencia informativa, pero no prescriptiva.

Through the Services you may be provided with certain dietary or other information about food products, like the caloric intake of specific foods or recipes, the estimated costs of recipes, and information related to food allergies, etc. While Yummy strives to provide this information from trustworthy resources, such as the United States Department of Agriculture, you are ultimately responsible for verifying the information you find on Yummly and any use or reliance on any Content, materials or information contained or linked in through the Services is at your own risk.

Además para aquellos que voluntariamente crean contenidos, subiendo en la página recetas nuevas y gastronomía local, deben leer que entregan sus derechos sobre esos contenidos a Yummly para su uso y modificación en trabajos derivados. Puesto que la finalidad es compartir esos conocimientos sobre cocina, sí es comprensible que todos los usuarios de la comunidad tengan licencia de uso siempre que quede en uso personal y no comercial. El usuario que suba contenidos que tengan copyright o propiedad intelectual registrada donde no tenga los derechos, deberá responder por las imágenes o recetas originales incluidas en la comunidad Yummly si la administración le contacta en caso de reclamación de terceros.

By uploading, posting, submitting or otherwise transmitting any Content through the Services, you hereby grant to Yummly a worldwide, irrevocable, perpetual, non-exclusive, transferable, royalty-free license, with the right to sublicense, to use, copy, adapt, modify, create derivative works, distribute, license, sell, transfer, publicly display, publicly perform, transmit, stream, broadcast and otherwise exploit such Content (in whole or in part) and/or to incorporate such Content in other works in any form, media or technology. You grant to all other users of the Services a limited, non-exclusive, non-transferable license, without the right to sublicense, to access, view, modify, edit, download and print any Content, such as recipes and images, for such user’s personal and non-commercial purposes. Yummly does not claim any ownership rights in any such Content and nothing in this Agreement will be deemed to restrict any rights that you may have to such Content.

La parte más social de Yummly se llama Tastebuds, donde se pueden encontrar otros usuarios a los que seguir, según afinidades culinarias, los campos destacados son: – nivel en cocina, -experiencia, – comida preferida, – para quién se cocina, – dieta, – alergia, – lugares de compra. Al seguir a un usuario de Yummly se convierte en tastebud, amigo de gusto, con lo que podemos estar al tanto de su actividad y recetas compartidas, igualmente si aceptamos la solicitud de otro usuario dentro de la comunidad.

Yummly, comunidad online de recetas y gastronomía

Yummly es una página de recetas y cocina con muchos recursos, tanto de desarrollo en software como de capital, para posicionarse en el nicho, el buscador es excelente por la cantidad de opciones que permiten cribar los resultados que obtenemos al buscar platos de comida. Incluso podemos hacernos una organización con un menú configurado por distintos platos encontrados dentro de las opciones de la cuenta de usuario. La única pega que se le puede poner en mi opinión es que aún acumulando decenas de miles de recetas para todo tipo de platos, hace falta algo de criterio curatorial, que los editores que administran Yummly revisen algunas recetas incluidas que tienen repeticiones o que no es muy seguro que encajen con la cocina nacional que etiqueta el plato, por ello tener usuarios con criterio experto en gastronomía local sería muy útil para una red así.