Jordan Reeves, creatividad infantil en prótesis impresas 3D

Publicado con fecha 1 - Febrero - 2017

Jordan Reeves es una niña que fue noticia en diferentes medios de comunicación estadounidenses, incluyendo artículos en la revista People, Today y Fast Company, cuando participó en un taller para niños durante el evento Superhero Cyborgs 2.0 de KidMob celebrado entre los días 15-19 de enero de 2016 en San Francisco y que tendrá más ediciones. Junto con ingenieros y diseñadores digitales de la empresa de software Autodesk, menores de 15 años con pérdida de alguna de las extremidades superiores pudieron elaborar modelos de prótesis para sus brazos con técnicas de impresión 3D. Kate Ganim, co-directora de Kidmob, declaró que los objetivos principales de la empresa de diseño digital son “apoyar a los niños en el aprendizaje de competencias del siglo XXI, trabajar junto a profesionales de la ingeniería y el diseño de modo que ganen confianza en sí mismos y sus aptitudes creativas para mejorar su experiencia del mundo.”

“El taller se basa en que aquellos menores denominados discapacitados, se sientan súpercapacitados. Si no puede ser una mano, ¿entonces qué querrías producir como prótesis?” A Jordan Reeves, que nació sin antebrazo izquierdo y utiliza de forma habitual una prótesis ortopédica que le permite agarrar objetos, se le ocurrió producir un cañón de purpurina y oropel bajo el nombre en clave Girl Blaster, más tarde incluido en Project Unicorn, prototipo que diseñó junto al mentor Sam Hobish y ha tenido actualizaciones posteriores, pues ambos han trabajado durante meses en un modelo definitivo, charlando a través de Google Hangout.

Jordan Reeves Project Unicorn

Su historia se hizo muy popular a través de las redes sociales, además del canal de la entidad benéfica BornJustRight sobre niños nacidos con alguna discapacidad o malformación, que lejos de sentirse víctimas o estar traumatizados, dan rienda suelta a su creatividad para superar desafíos cotidianos en sus actividades escolares o deportivas. Nihilismo positivo.

Jordan Reeves Project Unicorn

“Nuestro primer objetivo era diseñar una base sobre la cual poder construir el cañón de purpurina”, declaró Sam Hobish, ingeniero en Autodesk especializado en modelado e impresión 3D, explicando que las partes más básicas del prototipo se habían realizado en el taller, pero que todavía quedaba mucho trabajo para hacerlas funcionales y terminar la prótesis. “Estamos hablando para ver si conseguimos dar más funcionalidad que lanzar purpurina, de modo que el modelo diseñado permita movilidad en el codo y termine en una mano que pueda lanzar una pelota de baloncesto o sostener un teléfono.”

Desde luego, ser un héroe cyborg es mucho más que lanzar purpurina al mundo. A Jordan le gusta el baloncesto -y hasta encesta en la canasta como puede verse en un vídeo de un partido, no por nada la bautizaron Jordan-, correr, interactuar con animales, tocar el piano y otras incontables actividades que Hobish y su equipo están utilizando como información para realizar sus diseños, sin que las conversaciones semanales para perfeccionar Project Unicorn se salgan por la tangente o se conviertan en banalidades de social media, desperdiciando la racha creativa. En el último año ha presentado su cañón de purpurina en algunos eventos después de salir en medios de comunicación, obtuvo un viaje a DisneyWorld con el premio Dream Big, Princess, las empresas Autodesk y Dremel la obsequiaron con una impresora 3D doméstica y Awesome without Borders donó 1000 USD en filamento para producir piezas.

Los diseños modelados con impresión tridimensional en el taller son principalmente accesorios lúdicos, pues Jordan Reeves lleva como otros menores con pérdida de extremidades una prótesis para poder realizar actividades cotidianas que de otro modo se harían mucho más difíciles. David Rotter es un médico especializado en ortopedia de Chicago que ha desarrollado prótesis tradicionales desde que la menor tenía 3 años de edad. Le han impresionado tanto sus nuevos accesorios que ha aceptado participar en los nuevos diseños. Con el nuevo equipo de trabajo en su casa de Columbus, Missouri, y las directrices de ambos profesionales, Jordan ha producido una prótesis que termina en gancho y en una mano, que si bien no está compuesta por materiales tan sólidos como las prótesis médicas que se venden en ortopedias, producirlas con una impresora 3D costó decenas en vez de miles de dólares. Además, dado que el cuerpo de los niños está en pleno crecimiento, las piezas impresas tridimensionalmente son más prácticas que comprar prótesis que no se adaptarán al cuerpo de la menor de un año a otro.

Jordan Reeves Project Unicorn

Jordan Reeves Project Unicorn

Hobish y Rotter se dieron cuenta que no podían adaptar los diseños de manos protésicas en Enabling the future, por lo que tuvieron que idear a partir de septiembre de 2016 otra alternativa: emplear un brazo protésico tradicional con conexión hasta la muñeca donde atornillar una mano que sí sea una pieza modelada para impresión 3D. La mano impresa en tres dimensiones queda fijada en la prótesis médica y se conecta con cables como si fueran los ligamentos de las articulaciones hasta un arnés que la chica lleva colocado en el hombro izquierdo, similar al que ya utiliza Jordan para controlar el gancho mediante el cual agarra objetos.

Jordan Reeves Project Unicorn

Más allá de acomodar la mano impresa, la prótesis puede ser base para otras adiciones. En el paquete que Rotter envió a Jordan, incluyó un gancho protésico estándar y por petición expresa de la niña, un gancho similar al del famoso pirata del País de Nunca Jamás. Conectar sus futuras creaciones impresas en tres dimensiones en el extremo necesitará un anclaje al brazo protésico.

“Allí comienza la diversión de incluir las piezas que ella diseñe en el extremo del brazo protésico”, declaró Rotter. “Es dónde realmente pienso que vamos a tener una buena interacción entre lo que yo he hecho, lo que Jordan conceptualiza, y lo que Sam puede ayudarla a producir, para ver si es algo utilizable por ella y le da cierta funcionalidad.”

Jordan, que recibió el paquete justo a tiempo para acudir con el equipamiento al evento Kid Inventors’ Day celebrado el pasado 17 de enero de 2017 en Nueva York, se sintió entusiasmada pese a los titubeos iniciales sobre cómo dar uso a la nueva prótesis.

Prótesis médicas de ortopedia vs prótesis producidas por impresoras 3D

Pese al éxito y la mediatización alcanzada por este caso, el doctor Rotter mantiene la cautela y se muestra prudente al acercarse a las prótesis producidas con impresoras 3D. Él tiene también una impresora 3D en su laboratorio, pero solamente la ha utilizado puntualmente, para producir herramientas o instrumental auxiliar con el que mejorar prótesis médicas tradicionales. Hasta la fecha, jamás ha dado alta médica a ningún paciente entregándole ninguna prótesis completamente realizada por impresión tridimensional, al observar que hay demasiadas variables que muestran una construcción débil.

“Específicamente en las prótesis para las extremidades superiores, no creo que hayamos llegado tan lejos con la impresión 3D como para ofrecer algo con lo que los médicos nos sentiríamos moralmente tranquilos respecto a la cobertura sanitaria”, declaró Rotter.

Aún así, la medicina tradicional y la técnica de impresión 3D están en contacto, acercando posiciones. Hobish comenzó a trabajar con Enable Community Foundation, una comunidad de internet sin ánimo de lucro que surgió de la organización homónima que comparte modelos de manos protésicas para imprimirlas en tres dimensiones. Está desarrollando un software llamado LimbForge, que puede ajustar el tamaño de un modelo 3D completo basándose en cambios de una medida específica. Enable ha estado trabajando con expertos en prótesis ortopédicas usando flujos de trabajo establecidos por la comunidad médica.

El objetivo último es colaborar con entidades no gubernamentales que desplazan voluntarios a países que han padecido catástrofes y que se encuentran entre los más pobres del mundo, para imprimir prótesis tridimensionales de bajo coste. En países como Haití, las prótesis médicas tradicionales son muy difíciles de obtener, mientras la mutilación de extremidades o las malformaciones en brazos y piernas son causa de estigma social y recuerda la esclavitud colonial. Poder llevar una prótesis, aunque sea una forma híbrida entre las prótesis de ortopedia y las manos con piezas obtenidas con impresora 3D, da cierto alivio a estas personas habitualmente excluidas de la sociedad.

– Noticia en Fast Company: The girl behind the sparkle shooting prosthetic arm is just getting started.
– Canal de Youtube BornJustRight.
– Página BornJustRight, con historias de superación para niños y novedades escritas por la propia madre de Jordan Reeves, que también comparte inquietudes motivadoras en el Twitter JenLeeReeves y en Instagram. En la barra lateral derecha de Born Just Right hay otros sitios sobre cómo personas con malformaciones o amputaciones de las extremidades tienen coraje de vivir.

publicidad


Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:







Si te parecio interesante la entrada, puedes considerar suscribirte de forma totalmente gratuita, por feed o por email, para recibir nuevos contenidos cuando sean publicados. Tambien puedes consultar debajo otras entradas relacionadas.

:idea: :-> :!: :?: :( :) :lol: :-o :omg: ;-) :-- :fuzz: :agg: :cry: :8 :rolling: :D :razz: :ang: :s :dev: :wikipedia: :appleicon: :windows: :firefox: :linux: :google: :rock: :ajedrez: :devian: :zelda: :mario: :bombman: :mordis: :coleta: more »

Dejar una opinion




publicidad