Así llegó Donald Trump a la Casa Blanca (II)

Publicado con fecha 21 - Noviembre - 2016

Allan Lichtman, profesor de Historia de la American University, en Washington D.C., y autor de Predicting the Next President: The Keys to the White House, utiliza un método para vaticinar quién va a ocupar el Despacho Oval que se ha demostrado infalible en los últimos 32 años. Su fórmula consiste en responder verdadero o falso para trece enunciados sobre el gobierno en ejercicio, 13 Keys to the White House, de modo que si seis de las afirmaciones no se corresponden con la realidad -son consideradas falsas- el partido que ocupa la presidencia perderá el poder. El método de Allan Lichtman se basa en la premisa de que las elecciones son, ante todo, un examen del partido gobernante, es decir, no es el candidato de la oposición quien gana generando grandes expectativas, sino el antecesor quien ha hecho las cosas mal. Para llegar a esa conclusión estudió todas las elecciones desde 1860, cuando Abraham Lincoln accedió a la presidencia, hasta 1980, año en que Ronald Reagan se impuso a Jimmy Carter. En cualquier caso, confesaba que el resultado de las elecciones de 2016 era el más difícil de predecir desde 1984. Lichtman acertó al anticipar la victoria de Trump dado que para las elecciones presidenciales de 2016 no se cumplían estas seis aseveraciones, que se corresponden con las preguntas 1, 3, 4, 7, 11 y 12:

–Tras las elecciones de mitad de mandato, el partido político que gobierna cuenta con más escaños en la cámara de representantes que antes de las elecciones (Los republicanos han obtenido mayoría en ambas cámaras legislativas).

USA House of Representatives and Senate 2016
Fuente: El País: USA 2016

–El candidato del partido en el poder es el presidente en funciones (Barack Obama).

–El candidato del partido en el poder es una persona carismática o un héroe nacional (Hillary Clinton no es Franklin Roosevelt y estaba investigada por el FBI).

–No hay un tercer partido o una campaña independiente que sea relevante (algunos sondeos aseguraban que el libertario Gary Johnson tendría un 10% de apoyo).

–El gobierno actual ha puesto en marcha grandes cambios en política nacional (El legado de Obama es una deuda pública por encima del PIB, reformas incompletas en materia de sanidad y de seguridad interior, trasladando meramente presos de Guantánamo sin cumplir la promesa de cerrar la prisión).

–El gobierno actual ha tenido un gran éxito en materia de política exterior o de defensa (En el primer mandato de Obama fue clave la guerra contra el terrorismo en Afganistán que culminó en la persecución de Bin Laden en Pakistán, siguiendo la misma política militar de Bush Jr, pero en el segundo mandato no hubo ningún éxito de política internacional y diplomacia a excepción del acuerdo nuclear con Irán, sino agotamiento y debilidad frente a Reino Unido, Rusia, Siria, China o Filipinas).

En una serie de entrevistas con The Washington Post realizadas antes de celebrarse las elecciones, el profesor Lichtman señalaba que Obama no ha emprendido en su segundo mandato ninguna gran iniciativa, como el Affordable Care Act que impulsó en su primera legislatura. Ni siquiera las feministas consideran a Hillary Cliton una heroína nacional pese a las humillaciones que padeció por culpa de su marido, el expresidente Bill Clinton, en el caso Lewinsky. Se estima que más de un 50% de las mujeres estadounidenses blancas votaron por Trump, a sabiendas de todas las declaraciones polémicas contra la mujer y las fanfarronadas de su vida de mujeriego conquistador. Misógino empedernido y galán socarrón, se airearon antiguas entrevistas de Trump en la revista Playboy donde soltaba barbaridades sobre mujeres famosas en la crónica social de la época. Tampoco quedó desacreditado porque sacaran trapos sucios como el video del año 2005 donde Donald Trump se prepara para el show “Days of Our Lives” junto a la actriz Arianne Zucker, acompañado en el set por el presentador de “Access Hollywood” Billy Bush y se pone a fanfarronear que cuando un hombre como él es una celebridad las mujeres se dejan hacer cualquier cosa. Trump se disculpó arrepintiéndose de dichas palabras, mencionando que sacar un vídeo de más de una década de antigüedad sólo pretendía servir a los demócratas como maniobra de distracción, una cortina de humo como manipulación mediática, para detener su momentum en la intención de voto. El libertario Larry Flynt ofreció una recompensa millonaria para quien ofreciera grabaciones de vídeo con escándalos del mujeriego Donald Trump.

Hillary echó la culpa de su derrota a la investigación de James Comey, director del FBI, en relación a los correos electrónicos confidenciales que imprudentemente Clinton envió desde un servidor privado cuando era secretaria de Estado y cuyas filtraciones según la candidata estaban relacionadas con un ataque informático desde Rusia para favorecer a Trump. Lo que se ha descubierto en cambio es que Hillary se negó a usar una cuenta dentro de un servidor estatal que evitaba la eliminación de emails, empleando el matrimonio Clinton servidores con un dominio personal por donde circulaban miles de emails diarios, relacionados con sus intereses privados, la fundación Clinton y cobros de Goldman Sachs por conferencias. Luego nadie se extraña de la impopularidad de Hillary y la desconfianza de los ciudadanos hacia su familia, que finalmente fue exonerada de responsabilidades.

Media Gov Clinton

Lichtman realizó una predicción complementaria a la victoria presidencial: Trump será objeto de un impeachment, equivalente en el Derecho anglosajón de la moción de censura, como ya ocurriera con los expresidentes Johnson, Nixon, y Clinton. Por la Constitución de Estados Unidos los altos cargos públicos pueden ser procesados por mandato de la Cámara de Representantes a causa de delitos graves, al igual que en el modelo británico, una vez que el Congreso abre el proceso, es el Senado quien se encarga de llevar a cabo el juicio. Para condenar al acusado, destituyendo e inhabilitando para desempeñar funciones públicas, son necesarias las dos terceras partes de los votos de los senadores. Aunque los republicanos tienen mayoría en ambas cámaras legislativas y dadas las críticas de otros líderes del partido durante las primarias, no les costaría mucho inhabilitar a Trump en caso de hartarse de él, si se diera el caso sería el primer presidente destituido en toda la historia de los Estados Unidos, pero su cargo lo tomaría el vicepresidente Mike Pence, alguien más predecible pero no menos peligroso.

Donald Trump fue criticado por otros conservadores estadounidenses, su principal oponente en las primarias republicanas Ted Cruz, lo acusó de ser un impostor, chaquetero en su afiliación política, que había pertenecido tanto al partido demócrata como al republicano en diferentes periodos de su trayectoria, además de haber apoyado a candidatos demócratas en el pasado y haber favorecido posiciones liberales progresistas como la legalización del aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo. Mitt Romney aseguró que en la campaña estaban en juego «el Trumpismo contra el Republicanismo» y acusó a Trump de mantener posiciones contrarias al partido republicano como racismo, xenofobia, intolerancia religiosa e incitación a la violencia. Las posturas de Trump, que incluyen la intolerancia religiosa y el proteccionismo económico, distan de recibir el beneplácito del Tea Party, como ya fueron cuestionadas por otros líderes republicanos durante las primarias para elegir al candidato presidencial. Algunos representantes republicanos que participaron en actos del Tea Party fueron Sarah Palin, Michelle Bachmann, otros que recibieron respaldo durante las primarias pasadas fueron Marco Rubio en Florida, Ryan Paul en Kentucky, o Sharron Angle en Nevada. Pese a las críticas de Ted Cruz, Mitt Romney o Lindsey Graham del peligro que Donald Trump suponía para la estabilidad del partido republicano, en marzo de 2016 de Trump ya era favorito para la nominación republicana, con 678 delegados.

USA elections 2016 Trump

En otras palabras, Donald Trump elaboró una ideología sui géneris, que se basa en su propia construcción de imagen, es decir en una caracterización o un personaje carismático con gran capacidad de adaptación o resiliencia, un showman televisivo y un empresario inmobiliario escritor de bestsellers, más que un político profesional. Nadie más antisistema que un gran empresario, frente a quienes desde la extrema izquierda o el progresismo buscan empleo como funcionarios en la burocracia para vivir a costa de la riqueza de quienes más puestos de trabajo crean y más contribuyen con sus impuestos, se endeudan con los bancos para comprar a crédito y dicen ser comunistas o socialdemócratas viviendo como burgueses acomodados. Nadie conoce mejor que Trump, magnate del entretenimiento y celebridad televisiva, los resortes de la sociedad y la cultura del espectáculo en la economía más capitalista del mundo. En realidad el pulso de Trump contra el establishment es una contrarrevolución ultraconservadora populista que se opone al progresismo social, la corrección política, al multiculturalismo, al feminismo y a los compromisos sociales de la democracia, un sistema político y una legislación electoral que en realidad ha permitido su llegada a la presidencia de Estados Unidos, demostrando una vez más que la democracia es sólo un tipo de organización política -con ventajas y desventajas- y no una virtud moral o un avance cultural, que tiene todavía muchos defectos y es manifiestamente mejorable.

Protestas tras las elecciones presidenciales USA 2016

Por lo que pese a las manifestaciones de odio y movilizaciones sociales en protesta tras las elecciones durante el mes de noviembre, clamando con pancartas “Trump is not our president” esa parte de la población debería revisar la legislación de su sistema electoral, porque la victoria legítima de Trump se debe justamente a la democracia. Tan equivocados están como quienes en España difundieron panfletos declarando que se había perpetrado un golpe de Estado como en 1981, cuando si un gobernante y los altos cargos de su partido político son reelegidos, aún cuando estén de forma ya demostrada implicados en delitos de corrupción y financiación ilegal, es porque el propio sistema democrático, de forma ajustada a la legislación, se lo permite, por más rabia y represión social que genere. Lo que los ciudadanos en cada Estado deberían en cambio clamar es isonomía, lograr la igualdad ante la ley frente a un sistema judicial donde las clases privilegiadas pueden pasearse con impunidad, porque democracia ya tienen demasiada y sólo les depara decepciones en cada cita electoral.


Roberto Centeno, asesor de Donald Trump en el programa español de televisión Espejo Público por wifiteam.

Trump había intentado desacreditar a Obama en varias ocasiones antes de preparar su campaña electoral, tanteando presentarse como candidato a la presidencia después del 2012. Fue uno de los instigadores de la persecución sobre la supuesta falsedad del certificado de nacimiento de Obama, considerando que no había nacido en ningún territorio de Estados Unidos y que pudiera ser falso que nació en Honolulu, Hawaii, con lo que no debería tener la nacionalidad, quedando inhabilitado. Desde medios contrarios a Obama se cuestionó su falta de contundencia en la guerra al Estado Islámico en los bombardeos en Siria, e incluso se insinuó que su confesión religiosa podría estar vinculada al Islam por pasar su infancia en Indonesia. En uno de los ataques de la cadena Fox News contra los demócratas, Bill O’Reilly difundió unas imágenes del adolescente Obama en una ceremonia islámica con su familia política en Indonesia, a modo de acusación velada. Pese a que Obama siempre ha sido tan moderado como un agnóstico, pero dada la importancia de las creencias religiosas en Estados Unidos, se inclinó hacia el cristianismo protestante. En su libro La audacia de la esperanza: Reflexiones sobre cómo restaurar el sueño americano (En inglés, The Audacity of Hope: Thoughts on Reclaiming the American Dream), Barack Obama explicó sobre su trayectoria espiritual que «no fue criado en un hogar religioso», aunque su madre era «en muchas formas la persona espiritualmente más consciente que ha conocido». Describió que su padre keniano fue criado dentro de la fe islámica, pero que «confirmó ser un ateo» cuando conoció a su madre, y dijo que su padrastro indonesio era un hombre «que veía la religión como algo particularmente inútil». En su juventud en Estados Unidos, Obama trabajó durante la veintena como organizador comunitario y su colaboración con las iglesias de las minorías de raza negra, le sirvió para comprender «el poder de la tradición religiosa afroamericana para estimular el cambio social», mostrándose respetuoso con las religiones cristianas y protestantes.

Obama Fox News

Wesley Clark, general estadounidense que fue comandante de la OTAN entre 1997-2000, ha difundido en diferentes publicaciones y entrevistas televisivas en los últimos quince años que el Estado Islámico se originó con financiación de países aliados al buscar radicales suníes para enfrentarse al grupo chií Hezbolá, como una estrategia anterior a entrenar a los rebeldes sirios para derrocar a Bashar al Assad. Los datos del estudio de Wall Street Journal sobre las donaciones millonarias de países a la Clinton Foundation corroboran la política exterior belicista de Hillary Clinton, apodada como la reina de la guerra, en defensa de los intereses de Arabia Saudí, y en contra de la alianza chií entre Irán, Assad y Hezbolá en Siria y Líbano. Esto aumenta el riesgo de confrontación militar con Rusia y Oriente Medio pese al acuerdo anti-nuclear con Irán. Al mismo tiempo, Hillary Clinton defiende una política beligerante hacia Rusia en su frontera con Ucrania, por el conflicto de Crimea y la intervención de Rusia en Siria. Trump se ha mostrado contrario a seguir interviniendo en la guerra de Siria, prefiriendo mejorar las relaciones con Rusia y dejar que sea Putin quien se ocupe del Estado Islámico, más partidario de la autarquía y el aislacionismo que de mantener alianzas de intervencionismo militar como la OTAN, manifestó en el pasado estar en contra de la guerra de Irak, de mayores intervenciones de Estados Unidos en Oriente Medio ni más experimentos en el Golfo Pérsico que generen caos internacional e inestabilidad por la propagación de organizaciones terroristas yihadistas, criticando el desempeño de Obama en la guerra contra el terrorismo islámico y la política exterior seguida por Estados Unidos en Oriente Medio en los últimos 30 años.

Clinton Foundation donors

Los medios de comunicación mayoritarios advierten que la actitud rupturista y antisistema de la cual hizo gala Donald Trump durante la campaña electoral supone un riesgo de regresar al absolutismo o una forma de neototalitarismo conservador, pues será el presidente de Estados Unidos con más poder de la historia, cuyos orígenes en el liberalismo constitucional, la separación de poderes y contrapesos (checks and balances) está ahora sometido a prueba. Controlará ejecutivo y legislativo con mano de hierro, pero como anticipara durante la campaña amenazando a Hillary Clinton con nombrar a un fiscal que la investigara por sus prácticas diplomáticas opacas en el caso del atentado al consulado de Bengasi, donde murieron dos Navy Seal, un diplomático y el embajador estadounidense en Libia, su sospechosa eliminación de decenas de miles de emails confidenciales -más de 30.000- con comunicaciones sobre los negocios y la fundación del matrimonio Clinton, o mantuviera una polémica con la magistrada Ruth Ginsburg diciendo que deberían inhabilitarla, Trump pretende controlar también el poder judicial, ya de por sí politizado y corrupto, demostrando que con influencias se puede condenar a los enemigos y encubrir a los amigos, algo que -como es notorio- se hace en muchos países del mundo, incluyendo España. Para ello ha nombrado al senador Jeff Sessions como fiscal general, que según algunos medios tuvo vinculación en su inicio de la carrera judicial con el ilegalizado grupo racista Ku Klux Klan, precursor reconvertido después en la NRA (Asociación Nacional del Rifle). El teniente general Mike Flynn, será consejero de Seguridad Nacional y Mike Pompeo será el director de la CIA, quien fuera promotor de la investigación contra Hillary Clinton por el atentado contra el consulado estadounidense en la ciudad libia de Bengasi en 2012 y quien declaró que Edward Snowden, oculto en Rusia tras haber desvelado informaciones confidenciales de espionaje, debe ser sometido a un juicio justo y condenado a muerte.

Muchos aspectos de la imagen mediática de Trump son controvertidos, cuando no directamente tergiversados. Pese a recuperarse de una bancarrota y suspensiones de pagos en sus empresas de resorts para luego amasar una fortuna en la inmobiliaria y el sector de la construcción, Trump no se corresponde exactamente con el arquetipo o ideal cultural americano del self-made man, pues tal expresión utilizada para rendir culto a su personalidad refiere a alguien que nació siendo pobre, en un entorno socio-económico en clara desventaja, pero que alcanzó un gran éxito económico o profesional por su trabajo duro, tenacidad e ingenio más que por heredar una fortuna, tener contactos, influencia familiar u otros privilegios. Donald Trump es más bien un empresario de segunda generación en el mismo sector de su padre, de quien aprendió el oficio y junto a sus hermanos heredó una fortuna. Si se repasan los orígenes familiares no es difícil encontrar que el imperio Trump procede de inmigrantes alemanes de confesión religiosa protestante luterana cuyo apellido original era Drumpf, después adaptado a Trump como estrategia de integración social tras la Segunda Guerra Mundial dado que la familia prefirió fingir que era de origen sueco en la postguerra para hacer negocios alquilando viviendas residenciales a la clase media de origen judío en Estados Unidos, evitando cualquier vinculación con el nazismo. Fred Trump construyó viviendas de alquiler accesibles a través de grandes complejos de apartamentos en Nueva York, incluyendo más de 27.000 departamentos para familias de bajos ingresos y townhouses en los barrios de Coney Island, Bensonhurst, Sheepshead Bay, Flatbush, y Brighton Beach en Brooklyn, y Flushing y propiedades jamaiquinas en Queens. En 1968, su hijo de 22 años Donald Trump se unió a su Administración de Trump Management Co., siendo presidente en 1974, y rebautizándolo a The Trump Organization en 1980. A mediados de los setenta cedió su fortuna a su hijo, con un patrimonio de unos 250 millones de dólares, dejándolo al mando del negocio de bienes raíces en Manhattan, mientras Fred se aferró a Brooklyn y Queens. Según declaraciones de Donald Trump en el programa de las mañanas Today, de la cadena NBC, en octubre del 2015, recibió un préstamo de 1 millón de dólares para empezar sus propias inversiones en el sector inmobiliario, que calificó de pequeño importe en comparación con todo lo que logró construir durante su vida.

Donald Trump convocó grandes multitudes en sus mítines, llenando estadios y gimnasios de colegios. Miles de personas asistieron a los mítines de Trump en Iowa, más que cualquier otro candidato en sus actos de campaña. Trump celebró un mitin en el Estadio Ladd-Peebles en Mobile, Alabama, asistiendo aproximadamente unas 30.000 personas. Algunos de estos eventos estuvieron marcados por incidentes de violencia, mayormente de detractores anti-Trump contra simpatizantes de Trump, aunque también en el caso contrario, como la expulsión de periodistas y activistas progresistas de izquierda que criticaban el mensaje: “Yo contra el mundo” (Recuperaré el orden) frente al slogan demócrata “Lo hacemos juntos” (Stronger together).

Varios miles de personas acudieron al Centro de Convenciones de Phoenix, Arizona, al mitin del 11 de julio de 2015, convirtiendo al evento de lejos en uno de los más multitudinarios de la campaña de primarias en el partido republicano. El sheriff del condado de Maricopa Joe Arpaio presentó al candidato y durante su discurso, Donald Trump invocó a “la mayoría silenciosa” estadounidense como hiciera Richard Nixon en 1969, diciendo que la mayoría silenciosa estaba de vuelta para tomar el control del país, refiriéndose a las masas sociales de clase obrera en el corazón de Estados Unidos que no recibían deliberadamente cobertura en los medios de comunicación para silenciar su voz.

publicidad


Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:







Si te parecio interesante la entrada, puedes considerar suscribirte de forma totalmente gratuita, por feed o por email, para recibir nuevos contenidos cuando sean publicados. Tambien puedes consultar debajo otras entradas relacionadas.

:idea: :-> :!: :?: :( :) :lol: :-o :omg: ;-) :-- :fuzz: :agg: :cry: :8 :rolling: :D :razz: :ang: :s :dev: :wikipedia: :appleicon: :windows: :firefox: :linux: :google: :rock: :ajedrez: :devian: :zelda: :mario: :bombman: :mordis: :coleta: more »

Dejar una opinion