La audiencia de Pontevedra absuelve a una mujer que compartió su señal de Digital+ con 45 vecinos

Publicado con fecha 26 - Noviembre - 2014

Un tribunal de la Audiencia Provincial de Pontevedra en Galicia, España, ha absuelto a una mujer que facilitó el acceso a su señal del servicio de pago de televisión Digital+ a las 45 viviendas que integran su comunidad de vecinos. El fallo judicial ha considerado que sólo es delito compartir una suscripción de televisión de pago si se hace con un equipo electrónico ilícito.

Digital+

El juzgado número 2 de Pontevedra la había condenado previamente a una pena de seis meses de multa con una cuota diaria de 7 euros, 1.260 euros en total, como autora de un delito relativo al mercado y a los consumidores previsto en el artículo 286.3 del Código Penal, si bien la había absuelto de los delitos de defraudación de telecomunicaciones, artículo 255 del Código Penal, y del delito relativo a la propiedad intelectual que también se le imputaban.

Artículo 286

1. Será castigado con las penas de prisión de seis meses a dos años y multa de seis a 24 meses el que, sin consentimiento del prestador de servicios y con fines comerciales, facilite el acceso inteligible a un servicio de radiodifusión sonora o televisiva, a servicios interactivos prestados a distancia por vía electrónica, o suministre el acceso condicional a los mismos, considerado como servicio independiente, mediante:

1.º La fabricación, importación, distribución, puesta a disposición por vía electrónica, venta, alquiler, o posesión de cualquier equipo o programa informático, no autorizado en otro Estado miembro de la Unión Europea, diseñado o adaptado para hacer posible dicho acceso.
2.º La instalación, mantenimiento o sustitución de los equipos o programas informáticos mencionados en el párrafo 1.º

2. Con idéntica pena será castigado quien, con ánimo de lucro, altere o duplique el número identificativo de equipos de telecomunicaciones, o comercialice equipos que hayan sufrido alteración fraudulenta.

3. A quien, sin ánimo de lucro, facilite a terceros el acceso descrito en el apartado 1, o por medio de una comunicación pública, comercial o no, suministre información a una pluralidad de personas sobre el modo de conseguir el acceso no autorizado a un servicio o el uso de un dispositivo o programa, de los expresados en ese mismo apartado 1, incitando a lograrlos, se le impondrá la pena de multa en él prevista.

4. A quien utilice los equipos o programas que permitan el acceso no autorizado a servicios de acceso condicional o equipos de telecomunicación, se le impondrá la pena prevista en el artículo 255 de este Código con independencia de la cuantía de la defraudación.

La mujer planteó un recurso de apelación y la audiencia provincial de Pontevedra lo ha estimado revocando la condena. En esta última sentencia, se argumenta que no se ha acreditado que la distribución de la señal mediante amplificadores a los vecinos se hubiera realizado utilizando un equipo ilícito, para ser ilegal un aparato de sintonización de antena no debe estar permitido en los países de la Unión Europea.

El esposo de la acusada suscribió con Canal Satélite Digital un contrato para el acceso a una señal de televisión codificada emitida por la plataforma Digital+ por una cuota mensual de 25,47 euros. Se instaló en su domicilio un equipo electrónico que consistía en un terminal digital descodificador y una tarjeta de abonado smartcard, material para uso exclusivo dentro del hogar familiar. Sin embargo al año siguiente, la acusada, a fin de favorecer la difusión de la señal de televisión contratada por su marido entre las viviendas de la comunidad de propietarios donde residían, entregó el equipo a un técnico que se encargó de realizar la instalación de los amplificadores necesarios junto a la antena colectiva para la distribución de dicha señal, que se extendió de esta forma no autorizada entre sus 45 vecinos durante aproximadamente dos años y medio, compartiendo así la programación de Canal+1, películas de cine y retransmisión de eventos deportivos, principalmente fútbol, antes de que el proveedor del servicio conociera la irregularidad.

No parece que nos encontremos en un caso análogo a la comunidad fonera para compartir ancho de banda de conexión inalámbrica a internet entre usuarios de todo el mundo, sino a un caso local aislado de piratería o al menos picaresca con respecto a contenidos de televisión de pago compartidos entre vecinos. Es obvio que la mujer acusada conocía las condiciones del servicio contratado por su marido al modificar la sintonización en la antena colectiva de la comunidad de vecinos, al igual que el perjuicio económico causado a la empresa Digital+, dando visionado gratuito a sus vecinos del canal de pago de televisión.

Sin tener grandes conocimientos de Derecho, ateniéndose a la lectura del artículo citado en el código penal español, lo cierto es que se cumple que no hay voluntad de lucro, en este caso revender o cobrar por el servicio suscrito a los demás vecinos, ni uso de un equipo electrónico prohibido en los países de la Unión Europea. Por otra parte estas formas de compartir contenidos de pago con derechos audiovisuales de terceros no serían consideradas legales a través de internet, tanto la programación de cine y reportajes como sobre todo la retransmisión de eventos deportivos en directo.

Noticia vista en Expansion.com.

publicidad


Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:







Si te parecio interesante la entrada, puedes considerar suscribirte de forma totalmente gratuita, por feed o por email, para recibir nuevos contenidos cuando sean publicados. Tambien puedes consultar debajo otras entradas relacionadas.

:idea: :-> :!: :?: :( :) :lol: :-o :omg: ;-) :-- :fuzz: :agg: :cry: :8 :rolling: :D :razz: :ang: :s :dev: :wikipedia: :appleicon: :windows: :firefox: :linux: :google: :rock: :ajedrez: :devian: :zelda: :mario: :bombman: :mordis: :coleta: more »

Dejar una opinion




publicidad