Tests de altitud para drones de consumo, aparatos aéreos no tripulados

Publicado en Tecnologíacon fecha 20 - enero - 2014

 

Los drones están asociados en el ideario colectivo a los aviones militares sin piloto, desarrollados por el ejército estadounidense desde 1995, para labores de espionaje y bombardeos, modelos como MQ-1 Predator, MQ-1C Sky Warrior, con una autonomía de vuelo de 36 horas, UAS Platoon, capaz de identificar a 300 metros de altitud a un individuo, BAMS, con radar para vigilancia marina. Predator y Reaper, fabricados por General Atomics en California, y armados con misiles Hellfire, producidos por Lockheed Martin en Alabama, en los que Obama ha confiado más en las guerras de Afganistán, en misiones en Yemen, Pakistán y Somalia, dentro de la política del terror de Estados Unidos hacia el terrorismo islámico en la que se han mantenido las líneas generales que inició Bush contra Al-Qaeda tras los atentados del 11-S, como la supresión de derechos constitucionales por espionaje y la prisión de Guantánamo. Las tácticas militares de las dos guerras mundiales se caracterizaron por innovar en el siglo XX con respecto al uso de armas químicas: gas mostaza y fosgeno entre los años 1915-1917, así como estrategias de invasión que evitaran frentes fijos con trincheras: la blitzkrieg y los bombardeos hacia la población civil, entre 1940-1945, notablemente las bombas atómicas.

Durante la Guerra Fría y hasta finales del siglo XX lo carrera armamentística por los misiles de largo alcance ha demostrado que la destrucción que es posible causar es inversamente proporcional a la distancia desde donde se ataca. El uso de drones por parte de Estados Unidos es la forma de guerra que es propia del siglo XXI, la fuerza aérea estadounidense cuenta con más de 1.300 pilotos de drones repartidos en 13 bases. El Pentágono calcula que para el año 2015, deberá contar con 2.000 pilotos que controlen drones, en 2011 se entrenaron 350 pilotos para que controlen remotamente estas naves. Desde el año 2012, los pilotos solo pasan 40 horas a bordo de un Cessna antes de aprender a manejar un drone. Cada vez más bases dejan los aviones de combate tradicionales para volar drones, Hancock retiró sus F-16 en 2010, tal y como se recoge en el artículo: Matar a 11.200 kilómetros de distancia de nueve a dos.

Los drones de consumo son populares en Estados Unidos y otros países donde no hay tantas restricciones en la legislación por ser un avance sobre el aeromodelismo. Son pequeños aparatos con rotores que pueden controlarse con un aparato de control remoto y un software en una tablet o smartphone. La plataforma del multicóptero puede llevar una cámara de fotos/vídeo para tomar imágenes aéreas y servir tanto para ocio como para industrias o proyectos de administraciones estatales. Los principales fabricantes advierten del límite técnico de altitud por encima del cual se pierde control sobre el drone, al igual que si se dan condiciones medioambientales muy adversas. Por prudencia no se recomienda elevar los multicópteros por encima de los 150 metros, sobre todo en modelos sin el control por GPS, al igual que se debe respetar las normativas estatales con respecto al uso de estos aparatos aéreos en zonas urbanas, densamente pobladas, o próximas a aeropuertos o con tráfico aéreo para evitar causar accidentes o daños si se pierde el control o se hace un mal aterrizaje. Según fabricantes la barrera técnica de altitud para controlar un drone son 1000 metros sobre el terreno además de limitaciones con respecto a la altitud por encima del nivel del mar, aunque muchos usuarios han probado a elevar su drone lo máximo posible, como prueban vídeos en Youtube.

El siguiente vídeo fue realizado en el año 2012 con un drone Parrot AR dentro del área metropolitana de Singapur, donde se ven impresionantes edificios. La única pega a las cámaras DSLR acopladas es que las funciones de grabación de vídeo no tienen tan buena definición como las fotografías aéreas.

Este otro vídeo también realizado con un drone Parrot AR asegura haber superado los 1553 pies de altitud, esto es más de 470 metros, aunque se observa que está grabado fuera de zona urbana, en descampados más allá del extrarradio. En los comentarios hay muchas críticas de usuarios que también tienen aparatos aéreos no tripulados como hobby y que pueden verse penalizados por prohibiciones legales en caso de que gente irresponsable cause accidentes manejando drones sin respetar medidas de seguridad, con respecto al tráfico aéreo como por malos aterrizajes. Si ya era difícil permitirse el lujo por el coste económico de la afición y el manejo del drone.

Hay varios vídeos donde se asegura haber elevado drones DJI Phantom entre 2350-2400 pies, unos 715-730 metros de altitud sobre el terreno, notablemente un espectacular ascenso en paralelo al rascacielos Burj Khalifa en Dubai, grabado con cámara GoPro Hero 3+. Y también en algunos vídeos con tests de altitud se añade la palabra “crash” en el título, esto es, estrellaron su drone.

El siguiente vídeo fue realizado en Suecia con un DJI F550 y es un vuelo vertical de ascenso/descenso controlado por GPS que salió mal pese a que tras perder el control no hubo daños que lamentar, además de estar realizado desde una vivienda, lo que representa un peligro para los demás ciudadanos. El usuario Stefan Ekstam sin embargo explica para evitar los comentarios odiosos que sí tomó precauciones como: consultar flightradar24.com, para asegurarse de que se encuentra en una zona sin tráfico aéreo, programar dos niveles de baja batería, a partir del segundo se forzaría un descenso automático del aparato. Además de aclarar las características técnicas (modelo, sensores, cámara acoplada, batería, etc.) la descripción insiste en que sirva de advertencia para no tomar riesgos al hacer vuelos con drones.

Este es otro vídeo del mismo usuario tomado durante la noche, con toda la ciudad iluminada, realizado antes del accidente, cuando todavía pensaba que era seguro usar el aparato en zonas residenciales.

Se ha publicado un vídeo donde el equipo de Nothing but shorts pone a prueba un DJI Phantom en elevaciones por encima del nivel del mar partiendo de 1400 metros, hasta llegar a casi 5000 metros en Nepal.

DJI at altitude, the Worlds Highest Flight of a DJI Phantom from NothinButShorts International.

Las revisiones de compradores en internet que han utilizado drones de consumo insisten en probar siempre el aparato en un campo llano y asegurarse de que regresa cuando se apaga el control o en el modo de vuelta al punto de partida, además de escribir/grabar los datos del propietario o tener alguna forma de localización por pérdida o robo, dado que son “juguetes” cuyo modelo más básico tiene un precio por encima de 500 USD y los modelos más habituales entre los usuarios que publican vídeos de sus vuelos son de más de 1000 USD.

publicidad



Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:

 

Si te parece interesante la entrada, puedes considerar suscribirte de forma totalmente gratuita, por feed o por email, para recibir nuevos contenidos cuando sean publicados. Puedes consultar debajo otras entradas relacionadas.

Escribir comentario




;-) :wikipedia: :tears: :supermario: :shutupandtakemymoney: :sad: :rubor: :rolleyes: :rock: :razz: :pacman: :omg: :odd: :nice: :nibble: :mrgreen: :lol: :linux: :linkzelda: :like: :here: :google: :github: :firefox: :evil: :enojado: :devianart: :chrome: :bomberman: :bender: :apple: :android: :ajedrez: :-S :-O :-D :-8