ICANN aprueba el registro de dominios con casi cualquier palabra en la extensión TLD

Publicado con fecha 21 - Junio - 2011

El consejo de ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers) aprobó este pasado lunes 20 de junio de 2011, el registro de dominios con extensión de primer nivel (Top Level Domain) en casi cualquier palabra, tanto topónimos, marcas empresariales e instituciones. ICANN es la organización responsable, a nivel internacional, de asignar direcciones numéricas de protocolo de Internet (IP), del sistema de nombres de dominio de primer nivel genéricos (gTLD) y de códigos de países (ccTLD); en su denominado applicant guidebook, en la reunión proyectada en Singapur durante los días 19 a 24 de junio, el documento establecía las bases reglamentarias para que cualquier sociedad legalmente constituida pudiese operar dominios genéricos con extensión de primer nivel, generic top-level domain (gTLD), donde la extensión sería una palabra según su propia preferencia, siempre justificando la correspondencia de la palabra con su marca, sociedad o localidad geográfica, mientras que hasta ahora las extensiones de primer nivel más utilizadas eran .com, .net, .info, .org, además de todas las extensiones por naciones, mucho más numerosas aunque no siempre utilizadas según su origen, como en la extensión .tv, cuyos precios anuales oscilaban entre 8 y 30 USD.

If the Board approves the Guidebook as final, the clock starts ticking on a process that could lead to hundreds of new gTLDs by 2013. In addition to familiar TLDs such as .com, .org, and .net, Internet users could potentially see new domain name extensions made of almost any word, in any language.

Como indica ICANN, las direcciones web en internet cambiarían en los próximos dos años con cientos de nuevos dominios, aunque la transición vaya a resultar confusa e incluso puede que las propias marcas tengan dominios registrados simplemente para dirigirlos mediante url forwarding a sus páginas ya conocidas por los usuarios con un dominio de extensión concreta, evitando la sobresaturación de información sobre marcas en el imaginario de los consumidores, que posiblemente llegarán a acceder por buscador ante el lío de dominios. Anteriormente las extensiones .com eran de marcas o tiendas, .net para webs informativas o comunidades online, .org para organizaciones o webs de concienciación más que de lucro. Proximamente cualquier extensión pensable en cualquier palabra de cualquier sistema lingüístico podrá utilizarse, lo cual llevaría a acceder a las marcas más conocidas tanto por su web ya constituida como por direcciones del tipo .apple, .microsoft, .cocacola, .dell, .google, .sony, .toshiba, etc. También para los ayuntamientos será una forma de tener una extensión con el nombre de la localidad, para las instituciones públicas, fundaciones, asociaciones y partidos políticos.

Durante la reunión del pasado día 20 de junio, un total de 13 miembros del consejo votaron en favor de la medida, uno en contra y dos se abstuvieron. De esta manera, la junta directiva de ICANN de aprueba un plan que marca el comienzo de uno de los mayores cambios en el sistema de nombres de dominio.

ICANN votación junio 2011 en Singapur

“ICANN ha abierto el sistema de direcciones de Internet a las ilimitadas posibilidades de la imaginación humana. Esta decisión respeta los derechos de cualquier grupo para crear nuevos dominios de primer nivel en cualquier lengua y escritura. Esperamos que esto permita que el sistema de nombres de dominio sirva mejor a toda la humanidad”, Rod Beckstrom, presidente y jefe ejecutivo de la organización.

También es un gran negocio, ICANN comenzará a aceptar aplicaciones de solicitud para los nuevos dominios gTLD a partir de enero de 2012, la tasa de solicitud para operar una extensión de dominio de primer nivel genérico cuesta 185.000 dólares, una vez aprobada los adjudicatarios tendrán que pagar entre 15.000 y 25.000 dólares al año de cuota para mantenerlo. En el caso de las marcas empresariales y los titulares de derechos de autor en creaciones artísticas, para evitar daños a la propiedad intelectual tendrán que revisar si les compensa este gasto, en el caso de las instituciones públicas, los contribuyentes podrán molestarse según cómo se manejen estos gastos en el presupuesto de dinero público.

Teniendo en cuenta los riesgos de especulación y disputas en propiedad intelectual, habrá normativas para priorizar qué empresa u organismo institucional puede reclamar una extensión, también existirán procesos de subasta de dominios en caso de que varias partes puedan reclamarlos legítimamente, aunque lo más seguro en disputas serán procesos tanto extrajudiciales para llegar a un acuerdo como judiciales en caso de no conseguir acuerdos cordiales. Como señala la edición digital de El mundo, los titulares de derechos de autor temen que tendrán que aumentar sus recursos económicos frente a la previsible proliferación de sitios de intercambio o descarga no autorizada de material protegido bajo dominios genéricos como ‘.music’ (‘.musica’) o ‘.movies’ (‘.peliculas’). En la edición digital de CiberPaís aparece el criterio de Miguel Pérez Subías, presidente de la Asociación de Usuarios de Internet (AUI), quién rechazó la decisión “recaudatoria” tomada por ICANN:

“Obliga a todo el mundo a estar en todos lados, reanima el fenómeno de la ciberocupación y, lo peor, es que fragmenta la web por contenidos”. Hasta ahora, explica Pérez Subías “se apostaba por pocos dominios de primer nivel y la mayor fragmentación se daba en los dominios de países. Esto es realmente un cambio radical que no compartimos”. Sin aportar nada más que confusión al internauta, la existencia de tantos dominios segmentados por extensión puede servir de argumento para que regímenes políticos censores puedan bloquear con facilidad algunos de ellos, un ejemplo claro sería .tibet.

No hace tanto tiempo que se criticó la intención de llevar a todos los sitios de temática erótica a la extensión .xxx, ya que sería un tipo de criterio para censurar y marginar su presencia en la red. El proceso de registro de los dominios de extensión libre será disputado y reñido en disputas de propiedad, pese a las normativas de prioridad que ya han sido pensadas por ICANN. En el caso de .orange, la palabra es un topónimo, una marca de telefonía y un genérico al que puede optar un empresario distribuidor de naranjas. Parece ser que la prioridad será geográfica en casos de nombres exactamente iguales, dentro de ciudades, las capitales. Habrá que esperar para conocer que depara un proceso que podría suponer un cambio radical en el uso de direcciones en internet.

Información oficial en el blog corporativo de ICANN.

publicidad


Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:







Si te parecio interesante la entrada, puedes considerar suscribirte de forma totalmente gratuita, por feed o por email, para recibir nuevos contenidos cuando sean publicados. Tambien puedes consultar debajo otras entradas relacionadas.

:idea: :-> :!: :?: :( :) :lol: :-o :omg: ;-) :-- :fuzz: :agg: :cry: :8 :rolling: :D :razz: :ang: :s :dev: :wikipedia: :appleicon: :windows: :firefox: :linux: :google: :rock: :ajedrez: :devian: :zelda: :mario: :bombman: :mordis: :coleta: more »

Dejar una opinion




publicidad