La autopista aerea con billones de insectos circulando

Publicado en OMGcon fecha 17 - julio - 2010

 

Durante los calurosos dias de verano, para quienes se encuentran libres de poder pasear por la naturaleza o por alguna zona urbana que haya dejado un espacio fuera de la creciente urbanización, si uno mira hacia arriba, al cielo, debería ver un omnipresente color azul, quizá poblado de nubes, algún avión cruzando el cielo a miles de metros de altura o algunas aves más cerca de nosotros, aparte de esto, dificilmente percibiría nada más. Sin embargo justo encima de nosotros, desde unos metros hasta miles de metros hacia arriba, hay más ajetreo que en nuestras calles, el aire hierve de vida con millones de pequeños seres atléticos y ocupados volando por el cielo sin que podamos percibirlo hasta que no echemos un vistazo.

Según el científico británico Jason Chapman hay aproximadamente 3 billones de insectos volando por encima de nosotros en un mes de verano, este número aumenta en las zonas del planeta más próximas al ecuador. Los insectos viajan por el aire y se desplazan a diferentes alturas recorriendo amplias distancias para buscar comida, para encontrar un lugar con mejores condiciones climáticas o para aparearse. Según el entomólogo Matt Greenstone el despegue de los insectos consiste en que: “Los insectos simplemente se colocan erguidos gracias a sus patas traseras, de este modo parte de su cuerpo queda expuesto a corrientes de aire más turbulentas, entonces si logran entrar en una corriente que circula hacia arriba, generalmente buscando el aire caliente, pueden despegar de la tierra y elevarse.”

mariposas volando

Las mariposas y las polillas migran buscando climas cálidos en invierno y regresan en primavera, volando a varios cientos de metros del suelo. Estos insectos migrantes se orientan para seleccionar los vientos que pueden tomar para la dirección elegida, y viajar por ellos a velocidades de hasta 100 kilómetros por hora. Las rápidas velocidades de los vientos altos hacen que los insectos viajen más o menos a favor del viento, aparte de hacer sutiles cambios en sus rutas que corrigen parcialmente la inducción del viento, para llevarlos en la dirección preferida de viaje. Según la misma web que ha elaborado un video sobre la autopista aerea que toman los insectos, el record de eficiencia en la gestión del combustible lo tendrían las abejas, superando ampliamente a cualquier vehículo contruido por la técnica.

vuelo animales

Volando a unas alturas donde las corrientes de viento son más rápidas, las polillas migratorias pueden viajar del verano al invierno en unos dias, esto es, de desplazarse hacia zonas de un hemisferio al otro. Los insectos necesitan realizar las migraciones a gran velocidad también debido a su corta esperanza de vida respecto a las aves migratorias. Aproximadamente 2 billones de insectos llevan a cabo esta migración en masa, aunque también se trasladan dando problemas como plagas en cultivos agrícolas.

En la publicación American Entomologist (Primavera 2010 “Frequent Flyer Miles”), May Berenbaum escribe que los pilotos de avión comprobaron desde sus primeros vuelos en el siglo XX que los insectos pueden llegar a volar muy alto.

“En 1926, se colocaron capas de platinas en los aviones para recoger insectos, con la contribución del famoso aviador Charles Lindbergh cuando cruzó el océano Atlántico en un vuelo de entre 2,460 a 5,410 pies de altitud y sobrevoló Groenlandia a 7,870 y 12,135 pies de altitud (1 pie como medida de altitud equivale a 0,3048 metros).” De entre todos los insectos voladores que se han encontrado a gran altura, el record es para la termita.

En el artículo de Berenbaum se menciona un estudio que data del año 1961 realizado por J.L. Gressit donde un avión con diferentes trampas para recoger insectos voló una distancia de 116,684 millas recogiendo diferentes insectos y llegando a capturar a una solitaria termita a 19.000 pies de altitud.

Los insectos son bastante resistentes a la dispersión del aire, a los cambios de temperatura y a la soledad. De los 1,610 insectos capturados por un equipo de científicos guiado por L.R. Taylor en 1960, 97% de ellos estaban vivos, un 2% se encontraban heridos y 1% de este universo de insectos fue encontrado sin vida.

Referencias:

Insectopedia de Hugh Raffles, capítulo 1.
Science, febrero 2010, artículo “Flight Orientation Behaviors Promote Optimal Migration Trajectories in High-flying Insects” por Jason W. Chapman, Rebecca L. Nesbit, Laura E. Burgin, Don R. Reynolds, Alan D. Smith, Douglas R. Middleton, y Jane K. Hill.

Artículo original en inglés en NPR. Visto en castellano a través de Fogonazos. Imagen de Ciencia escolar.

publicidad



Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:

 

Si te parece interesante la entrada, puedes considerar suscribirte de forma totalmente gratuita, por feed o por email, para recibir nuevos contenidos cuando sean publicados. Puedes consultar debajo otras entradas relacionadas.

Escribir comentario




;-) :wikipedia: :tears: :supermario: :shutupandtakemymoney: :sad: :rubor: :rolleyes: :rock: :razz: :pacman: :omg: :odd: :nice: :nibble: :mrgreen: :lol: :linux: :linkzelda: :like: :here: :google: :firefox: :evil: :enojado: :devianart: :bomberman: :bender: :ajedrez: :-S :-O :-D :-8