Deimos 1, satélite espacial y vigilante medioambiental

Publicado en Cienciacon fecha 11 - mayo - 2010

 

Deimos 1 se convirtió el pasado 29 de julio del 2009 en el primer satélite espacial puesto en órbita por una compañia privada española, DEIMOS Imaging empresa para el diseño, implementación, operaciones y explotación de un sistema espacial completo de Observación de la Tierra. Su director general Pedro Duque, primer astronauta español, junto con un equipo de profesionales muy cualificados a nivel técnico en ingeniería, desarrollan sistemas de teledetección. Desde la página de la compañia Deimos Imaging se pueden ver datos sobre el desempeño del satélite y algunas imágenes tomadas desde el espacio de diversas zonas del planeta Tierra.

satélite Deimos 1

Deimos-1 posee un sensor óptico multiespectral con una resolución de 22 m y un amplio barrido de más de 600 km, sus dimensiones son de 63 x 63 centímetros de tipo cúbico y cerca de 90 kilos de peso. El satélite graba a bordo las imágenes de la Tierra para su posterior volcado en la estación de seguimiento de satélites propia situada en el Parque Tecnológico de Boecillo (Valladolid). Deimos Imaging desarrolló el nuevo satélite en colaboración con Surrey Satellite Technology Limited (SSTL) con base en Guildford (Reino Unido), empresa líder en la construcción de pequeños satélites.

Las placas solares que pueden verse en el exterior del satélite en los laterales, sirven para aprovechar la incidencia de rayos solares y abastecerse de energía, las seis cámaras de la parte inferior toman las imágenes y las antenas transmiten estas imágenes a la estación de control. El Deimos-1 está en órbita a 680 kilómetros de altura sobre la superficie terrestre, sobrevolando los polos, va tomando imágenes en el rango visible del espectro de longitudes de onda y en infrarrojo, de una franja de la Tierra de unos 600 kilómetros de ancho, con una resolución de de hasta 20 metros.

El satélite tiene zonas preferentes de barrido y análisis, como son España, y especialmente la región de Castilla y León donde está ubicado el sistema, Portugal, donde la empresa Deimos Engenharia contribuirá a la explotación comercial del mismo y el resto de Europa, donde pretende contribuir al despliegue del programa GMES (Global Monitoring Environment and Security) de la ESA y la Unión Europea.

El satélite está integrado en la constelación internacional DMC (Disaster Monitoring Constellation) que está formada por satélites del Reino Unido, China, Nigeria, Argelia y Turquía, fabricados asimismo por SSTL. El uso combinado de los satélites de esta constelación proporciona una capacidad única de observación de la Tierra, con más de una visita diaria a cualquier lugar del globo. Cada miembro del consorcio posee y opera su propio satélite, mientras co-opera la constelación junto con el resto de países miembros. Este modelo de co-operación permite que la información generada por un satélite pueda ser utilizada por los otros miembros del consorcio.

satélite Deimos 1

El satélite Deimos-1 sirve para dar apoyo a la planificación de riegos, controlar la explotación de los acuíferos, el seguimiento de una sequía, la localización de daños por heladas o granizo, detectar vertidos y áreas inundables, analizar el éxito de la regeneración de áreas quemadas, la detección de incendios forestales o de plagas y la localización de embarcaciones. Con las imágenes se elaboran cartografías donde se analiza la vegetación, el riesgo de incendio, inundación y se ayuda en la agricultura y en definitiva al medio ambiente. El color verde intenso es un buen estado de vegetación, amarillo es moderado, y naranja o rojo son los niveles peores y con mayor posibilidad de incendio.

imágenes satélite Deimos 1

“Queremos proporcionar a los clientes no sólo imágenes, sino información directamente útil sobre, por ejemplo, las necesidades de nutrientes y de agua de los cultivos, indicando al agricultor cuándo, dónde y cuánto abonar”, ha explicado Duque. “También podremos proporcionar datos acerca de incendios forestales o de la cobertura vegetal del territorio y su degradación”. Para él son especialmente interesantes las repercusiones positivas para el medio ambiente que puede proporcionar el Deimos-1, desde esa reducción del abonado o la optimización del riego para evitar el derroche de agua, hasta el control de la deforestación o la vigilancia de vertidos contaminantes.

“Hace 40 años, cuando el hombre llegó a la Luna, había mucha ilusión pensando que se iba a revolucionarlo todo”, ha comentado Duque a propósito del 40 aniversario (el día 16 de julio) del lanzamiento del Apollo 11. “Realmente, hoy en día todo el mundo está informado inmediatamente de lo que ocurre en todo el mundo gracias a los satélites de telecomunicaciones, que han sido una revolución; y mucha gente lleva en el bolsillo un receptor espacial, un sistema de localización por satélite, con el que viajamos sin perder tiempo en buscar a dónde vamos. Pero la revolución actual es la de las aplicaciones de observación de la Tierra: sólo desde el espacio se puede observar todo el planeta, por ejemplo los parámetros del cambio climático, o la vigilancia medioambiental. También es una revolución para la agricultura, porque puede ayudar mucho a mejorar la rentabilidad de los cultivos”.

imágenes satélite Deimos 1

“Está pensado para ser útil para la parcela española normal. No es un satélite espía diseñado ver la matrícula de los vehículos del enemigo, sino para aplicaciones de observación de la Tierra”, comenta Duque. Las instituciones como la UE, a través de la Agencia Europea del Espacio (ESA), están ya en la cartera de clientes de Deimos Imaging, pero la empresa cuenta con que su producto, los informes que sus expertos pueden elaborar a partir de las imágenes del satélite y de modo casi inmediato, sirvan también a muchos agricultores privados, además de organismos como municipios, comunidades autónomas y otros organismos.

Evidentemente el papel del satélite y de los técnicos aeroespaciales es solamente una parte, los ingenieros aeronáuticos indican a otros profesionales, gracias a las imágenes del satélite, como es más conveniente actuar, por ejemplo, indican a los agricultores donde invertir en regadío, donde suministrar abono para mejorar la cosecha, como también indican a los guardias forestales, a las cuadrillas de limpieza de bosques y a las brigadas de extinción de incendios como deben coordinarse para proteger la vegetación de una zona.

“Nuestro sistema de observación de la Tierra incluye, además del satélite, la estación de seguimiento y todo el grupo de expertos, en colaboración con el Laboratorio de Teledetección de la Universidad de Valladolid, capaces de preparar los informes requeridos por cada cliente a partir de las imágenes del Deimos-1“, explica Duque. En Francia, por ejemplo, centenares de miles de hectáreas de cultivo están siendo explotadas con provecho gracias a la información de satélites, si los fertilizantes suponen un porcentaje significativo del coste de la cosecha y se pueden reducir en un 50%, la rentabilidad económica del servicio del satélite es obvia.

publicidad



Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:

 

Si te parece interesante la entrada, puedes considerar suscribirte de forma totalmente gratuita, por feed o por email, para recibir nuevos contenidos cuando sean publicados. Puedes consultar debajo otras entradas relacionadas.

Escribir comentario




;-) :wikipedia: :tears: :supermario: :shutupandtakemymoney: :sad: :rubor: :rolleyes: :rock: :razz: :pacman: :omg: :odd: :nice: :nibble: :mrgreen: :lol: :linux: :linkzelda: :like: :here: :google: :firefox: :evil: :enojado: :devianart: :bomberman: :bender: :ajedrez: :-S :-O :-D :-8