El sistema solar podria estar en peligro

Publicado con fecha 15 - Junio - 2009

El Sistema Solar es un sistema planetario de la galaxia Vía Láctea que se encuentra en uno de los brazos de ésta, conocido como el Brazo de Orión, está formado por una única estrella llamada Sol, que da nombre a este Sistema; más ocho planetas que orbitan alrededor de la estrella: Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

Las órbitas de los planetas mayores se encuentran ordenadas a distancias del Sol crecientes de modo que la distancia de cada planeta es aproximadamente el doble que la del planeta inmediatamente anterior. Esta relación viene expresada matemáticamente a través de la ley de Titius-Bode, una fórmula que resume la posición de los semiejes mayores de los planetas en Unidades Astronómicas. En su forma más simple se escribe:

a= 0,4 + 0,3 x k

donde k = 0, 1, 2, 4, 8, 16, 32, 64, 128

En esta formulación la órbita de Mercurio se corresponde con (k=0) y semieje mayor 0,4 UA, y la órbita de Marte (k=4) se encuentra en 1,6 UA. En realidad las órbitas se encuentran en 0,38 y 1,52 UA. Ceres, el mayor asteroide, se encuentra en la posición k=8. Esta ley no se ajusta a todos los planetas (Neptuno está mucho más cerca de lo que se predice por esta ley). Por el momento no hay ninguna explicación de la ley de Titius-Bode, esto es así porque no tiene ninguna base teórica, la formulación de la ley se realizó de forma completamente empírica: un astrónomo con las distancias de los planetas al Sol escritas en una tabla frente a sí se puso a jugar con series numéricas y vio que una serie en particular se adaptaba a la estructura del sistema.

Los planetas siguen sus órbitas de forma imperturbable y su comportamiento es predecible, son observados constantemente por astrónomos, observatorios muy avanzados y por aficionados a la astronomia. Hace 20 años, el astrónomo francés Jacques Laskar demostró que los movimientos de los planetas son algo caóticos, las órbitas de los planetas no son completamente estables, debido a la interacción gravitatoria entre ellos, que podría desordenar el sistema solar actual. En un artículo en Nature, Laskar y Mickael Gastineau han avanzado en la comprensión de este caos orbital y han llegado a calcular que en los próximos 5.000 millones de años una colisión entre alguno de los planetas interiores del Sistema Solar es posible aunque muy poco probable.

Para entonces debemos preocuparnos antes de como pueda encontrarse la Tierra, aunque las simulaciones realizadas han probado por ordenador usando 2.501 escenarios probables donde alrededor de 25 – o el 1% – dio lugar a una perturbación de la órbita de Mercurio y posibles colisiones interplanetarias. Otro escenario mostraba a Marte acercandose a la Tierra hasta una distancia de sólo 794 kilómetros el uno del otro. Ligeras modificaciones en los escenarios probados sacaron cinco resultados producidos en los que las variaciones en las órbitas planetarias llevarían a expulsar a Marte del sistema solar y otros 196 escenariso que incluyen una colisión. En 48 de ellos, la Tierra termina por estrellarse con Marte o Venus.

Pese al reducido tamaño de Mercurio, las simulaciones informáticas señalan a este planeta como el principal sospechoso de subversión del orden establecido. En un pequeño grupo de las futuras trayectorias posibles para este planeta, Mercurio quedaría atrapado en resonancia con Júpiter. Este fenómeno consiste en que la influencia gravitatoria del planeta gigante sobre el más pequeño se amplificaría y acabaría por aumentar la excentricidad de la órbita de Mercurio hasta hacer que se cruzase con la de Venus. De hecho, se cree que hay un planeta enorme desconocido que podría manipular la órbita de Plutón, planeta enano, lejano al Sol.

En otros casos, el incremento en esta excentricidad afectaría a otros planetas internos que acabarían con la expulsión de Marte del Sistema Solar o el choque de la Tierra con Mercurio, Marte o Venus. Tras la desestabilización de Mercurio, el cataclismo tardaría en llegar menos de 100 millones de años. Para tranquilizarnos, en el 99% de los casos, la vida en la Tierra desaparecería con el fin del Sol, no con una colisión entre planetas.

Fuente de consulta sobre la ley de Titius-Bode.

publicidad


Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:







Si te parecio interesante la entrada, puedes considerar suscribirte de forma totalmente gratuita, por feed o por email, para recibir nuevos contenidos cuando sean publicados. Tambien puedes consultar debajo otras entradas relacionadas.

:idea: :-> :!: :?: :( :) :lol: :-o :omg: ;-) :-- :fuzz: :agg: :cry: :8 :rolling: :D :razz: :ang: :s :dev: :wikipedia: :appleicon: :windows: :firefox: :linux: :google: :rock: :ajedrez: :devian: :zelda: :mario: :bombman: :mordis: :coleta: more »

3 geekomentarios

  1. Mauro comenta:

    Se está destruyendo el sistema solar por culpa de la humanidad

    Escrito con fecha Mayo 19th, 2010 a las 12:57

  2. Fenix comenta:

    Mauro, eso es culpa de Jupiter o algún otro planeta enorme te lo explicare: imagina que Jupiter pasa al lado de Marte o algun otro planeta haciendo que su campo gravitacional se destroce. Pero eso es lo menos preocupante la mayor preocupacion ahora es que un planeta choque contra la tierra, se vea insignificante algo más aterrador que el sol haciendo explosion HERCOLOBUS se acerca a la tierra rapidamente y en su proximidad total algo catastrofico los humanos moriran, si eso pasa, moriremos con la vista de hercolobus destruyendo nuestro campo gravitacional.

    Escrito con fecha Diciembre 21st, 2010 a las 13:38

  3. David Alberto comenta:

    :?: Otra divulgación efectista de pseudoastrofísica.

    Escrito con fecha Junio 22nd, 2011 a las 19:45

Dejar una opinion