Overclocking, cómo aumentar el rendimiento de mi ordenador

Publicado en Tecnologíacon fecha 16 - noviembre - 2008

 

Overclock es un anglicismo de uso habitual en informática que traduciéndolo literalmente al español significa sobre el reloj, es decir, aumentar la frecuencia de reloj de la CPU. La práctica conocida como overclocking (antiguamente conocido como undertiming) pretende alcanzar una mayor velocidad de reloj para un componente electrónico por encima de las especificaciones del fabricante, ya sea aumentar la frecuencia del procesador o mejorar la memoria del equipo o de una tarjeta gráfica.

La idea es conseguir un rendimiento más alto gratuitamente sin comprar un componente de otra gama superior, superar las cuotas actuales de rendimiento que tengamos en nuestro ordenador, aunque esto pueda suponer una pérdida de estabilidad o acortar la vida útil del componente que estamos forzando.

El comportamiento del mundo de la informática viene definido por la Ley de Moore, que afirma que la potencia de los procesadores se duplica cada 18 meses. Hoy en día la rápida evolución tecnológica y los planes comerciales de las empresas nos hacen creer que nuestro ordenador se ha quedado obsoleto tiempo después de comprarlo ya que en medio año existirán equipos mucho más potentes y habrá también videojuegos con unos requisitos más exigentes en las características del ordenador y su tarjeta de video.

El overclocking puede hacer que nuestro ordenador rinda más con un coste mínimo. De esta manera, podremos retrasar la compra de un equipo nuevo, y comprar uno mejor que el que teníamos planeado por el mismo precio.

overclocking

La velocidad de la CPU viene dada por dos factores: La velocidad de reloj en la placa base, cuyo valor afecta a todos los componentes del ordenador y por tanto su uso sin control podria forzar muchos componentes al mismo tiempo y el multiplicador de frecuencia (cuyo valor sólo afecta al procesador). Estos valores, cuya configuración se realiza a través de la placa base, multiplicados el uno por el otro determinarán la velocidad en que trabajará el procesador.

Imaginemos un ordenador que funciona a 1 Ghz, existen varias maneras para obtener esta cifra:

Velocidad bus placa base Multiplicador de la CPU Velocidad CPU
333 Mhz x 3 1 Ghz
200 Mhz x 5 1 Ghz

Hay que averiguar que valores de velocidad de placa base y multiplicador de la CPU está utilizando la configuración actual del sistema y que valores admite. Para ello recurriremos al manual de la placa base donde con todo detalle obtendremos dicha información, con lo que podremos hacernos una idea de las combinaciones posibles. Si no disponemos del manual, recurriremos a la web del fabricante donde encontraremos completa información.

Los dos valores que determinan la velocidad del procesador se encuentran en la placa base. El método utilizado para cambiarlos depende del modelo de placa placa base en cuestión. Hay varias formas:

Mediante jumpers o microdips

Tanto los jumpers como los microdips actúan como interruptores que sirven para cambiar la configuración de la placa base y lógicamente están colocados en ella, por lo que para cambiar su posición hay que abrir el ordenador. Ambos tienen dos posiciones: “on” y “off” o “close” y “open”.

Los jumpers son unas pequeñas patillas metálicas que salen perpendicularmente de la placa base. Si llevan encima una tapa es que están en posición “on” o “close” (circuito cerrado) y si no, están en “off” u “open” (circuito abierto).

Los microdips tienen la misma función que los jumpers pero bajo otra forma. Es como una cajita con pequeñas patillas que pueden tener las dos posiciones mencionadas anteriormente.

Cada velocidad del bus de la placa base y de los multiplicadores de la CPU tienen una posición diferente de los jumpers cuyo color puede ser negro, azul, blanco, amarillo o rojo, dependiendo del fabricante.

Una vez tenemos asignada la nueva velocidad del bus de la placa base mediante los jumpers, modificaremos el multiplicador de la CPU.

La configuración del multiplicador de la CPU se hace de la misma forma que la de la velocidad del bus de la placa base.

overclocking
CUSL2 Jumper Setting

Mediante BIOS

La BIOS, es una memoria especial que contiene las rutinas necesarias para que el ordenador funcione correctamente y gestione las operaciones de entrada y salida de datos, de ahí su nombre BIOS, Basic Input/Output System (Sistema básico de entrada/salida). A iniciar el programa de Setup, teniendo en cuenta nuestros conocimientos nos decantaremos por una BIOS con el mayor número de funciones de configuración automática posible (detectado de unidades IDE y de sus parámetros, ajuste automático de velocidades de acceso a RAM y a caché, etc), o por otro lado, podemos desear un mayor control de sus parámetros para ajustar al máximo el rendimiento.

Una BIOS buena debe permitir arrancar el ordenador desde varios formados, como un disquete, un disco duro IDE o SCSI y una unidad lectora de CD o DVD. Igualmente, conviene que las funciones automáticas de Plug and Play puedan configurarse manualmente (asignar IRQ y canales DMA para los posibles conflictos). Y se debe de poder desactivar por Setup los puertos serie y paralelo, o poder modificar sus direcciones de I/0 e IRQ para solucionar problemas al instalar nuevos dispositivos.

Últimamente existen muchas placas base cuyas velocidades se pueden configurar mediante la Bios, por lo que no es necesario abrir el ordenador para cambiar la velocidad, aunque debemos tener en cuenta que el hecho de que estos parámetros sean más accesibles desde la bios que a través e los jumpers, no implica que experimentar múltiples combinaciones sea menos perjudicial. Generalmente esta opción se encuentra en el apartado Chipset Features.

Pasos a seguir para ajustar las frecuencias mediante la BIOS:

1) Encender o reiniciar el ordenador y durante la fase de comprobación de memoria, detección de discos duros y CPU pulsaremos la tecla DEL cuando aparezca en la parte inferior izquierda el mensaje “Press DEL to enter SETUP”.

2) Dentro de la pantalla azul del Setup del ordenador (Bios) nos moveremos sobre la opción Bios Features Setup, CPU Soft Menu o similar y pulsaremos Enter.

3) Modificaremos la opción CPU Host Bus Frequency, Ext. Clock (PCI) o similar con AvPág hasta buscar la velocidad del bus de la placa base deseada (por ejemplo 112Mhz para procesadores cuyo bus trabaje normalmente a 100Mhz).

4) En el apartado CPU Core: Bus Freq.Múltiple, Multiplier factor o similar modificaremos el valor del multiplicador de la CPU (que puede variar desde los 2.0x hasta los 8).

5) Saldremos de la Bios guardando los cambios, para lo que pulsaremos la tecla de función F10 y respondiendo al mensaje SAVE to CMOS and EXIT (Y/N)? con Y.

Hay algunas placas base que se pueden configurar tanto por jumpers como mediante BIOS, siendo esta última opción la que suele ofrecer más posibilidades de configuración.

Algunas placas disponen de regulación de voltaje de 2V a 4V (tanto por jumpers como por BIOS). El voltaje al que funcionan los micros varía dependiendo de la marca y modelo, pero van desde los 2V hasta los 3,3V (salvo los Athlon que funcionan a 1,6V) , por lo que aumentando el voltaje paulatinamente conseguiremos nuestro propósito de aumentar la velocidad (no aumentar nunca el voltaje más de 0,2V). Sin embargo, desaconsejamos este método debido a que fuerza dos aspectos distintos del ordenador: el voltaje y la frecuencia. Cada uno de estos factores por separado aumenta el calor producido por el chip, y la suma de los dos puede ser definitiva para deteriorar el mismo.

BIOS overclocking

El overclocking es una técnica que requiere de tiempo para ser puesta en marcha, se deben hacer pruebas con la velocidad del bus de la placa base o del multiplicador con valores, aumentando los valores de los parámetros de manera cauta y gradual, asegurándonos muy bien de que tanto la memoria como los dispositivos PCI aguanten semejantes velocidades.

Durante años la mayor parte de los aficionados a la informática eran prudentes porque no merecía la pena perder el componente por ganar unos pocos megaherzios. El overclocking ha ido evolucionando y existen técnicas que son mostradas por los propios fabricantes o en foros de internet para forzar los componentes muchisimo sin ocasionar daños, siempre que tengan una buena refrigeración lo que en realidad obliga a gastar en mejoras que soporten estas técnicas.

Este aumento de velocidad produce un mayor gasto energético, y por tanto, una mayor producción de calor residual en el componente electrónico. El calor puede producir fallos en el funcionamiento del componente, y se debe combatir con diversos sistemas de refrigeración, por aire con ventiladores o con una célula Peltier unida a un ventilador, las células son unas láminas que, al ser atravesadas por la corriente eléctrica, hacen que una de sus caras se enfríe, mientras que la otra se calienta por lo que en esa cara resulta necesario seguir colocándo un disipador y un ventilador.

A veces, los fallos producidos por esta práctica, pueden dañar de forma definitiva el componente, otras veces, pueden producir un reinicio cuando se alcanza una temperatura máxima en la que el propio equipo se apaga, que conlleva la pérdida de datos de las aplicaciones abiertas, o en algún caso, la pérdida del sistema de archivos entero.

Para que la refrigeración sea perfecta, lo ideal es tener un ventilador que introduzca aire frío y otro que lo expulse. En un equipo normal, la fuente de alimentación suele sacar el aire caliente, pero no suele haber un ventilador de entrada. Así que será conveniente comprar un ventilador e instalarlo en la parte frontal de nuestro ordenador, donde generalmente ya hay unos taladros preparados para un ventilador de 8×8 cm.

El aire caliente sube, así que la salida de aire debe estar arriba, nunca situada debajo de la entrada de aire frío; el esquema de ventilación más sencillo, barato y efectivo es abrir la carcasa del ordenador para que el aire caliente salga de la placa al exterior de la carcasa. Debemos de tener en cuenta, que al aumentar la frecuencia de reloj también aumentamos el consumo de energía, y que al añadir ventiladores podemos sobrepasar la capacidad de la fuente de alimentación.

overclocking

El overclocking es una práctica está muy extendida entre los usuarios de informática más exigentes, que tratan de llevar al máximo el rendimiento de sus máquinas. Los consumidores menos atrevidos suelen comprar componentes informáticos de bajo coste, forzándolos posteriormente y alcanzando así el rendimiento esperado por los componentes de gama más alta. Por otro lado, los consumidores más fanáticos pueden llegar a adquirir componentes de última generación para forzar su funcionamiento, y conseguir así pruebas de rendimiento inalcanzables para cualquier equipo de consumo, eso si, gastándose una cantidad de dinero enorme para un equipo informático.

La mayoría de los fabricantes decide no incluir en la garantía de su hardware los daños producidos por overclockearlos. Realizar overclocking sobre el procesador o modificar la configuración de fábrica de cualquiera de los componentes internos del mismo comporta la pérdida automática de la garantía. Sin embargo, los fabricantes de hardware producen sus productos desbloqueados para permitirles a los usuarios realizar overclock sobre los mismos, incluso realizan guias y pruebas en vivo de overclocking.

Guia de overclocking de Nvidia en formato PDF.

Sitio web específico para nociones e iniciación al overclocking.

publicidad



Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:

 

Si te parece interesante la entrada, puedes considerar suscribirte de forma totalmente gratuita, por feed o por email, para recibir nuevos contenidos cuando sean publicados. Puedes consultar debajo otras entradas relacionadas.

Escribir comentario




;-) :wikipedia: :tears: :supermario: :shutupandtakemymoney: :sad: :rubor: :rolleyes: :rock: :razz: :pacman: :omg: :odd: :nice: :nibble: :mrgreen: :lol: :linux: :linkzelda: :like: :here: :google: :github: :firefox: :evil: :enojado: :devianart: :chrome: :bomberman: :bender: :apple: :android: :ajedrez: :-S :-O :-D :-8